La concienciación sobre lo importante que es cuidar el medio ambiente está cada vez más extendida. Pero no siempre se sabe hasta dónde llega la contaminación en la actualidad. ¿Sabías que existen varios tipos de contaminación ambiental? ¿Sabrías enumerar los siete tipos de contaminación ambiental más importantes?

Si queremos que las generaciones que vienen detrás tengan un planeta que heredar, todavía queda mucho por hacer y la contaminación ambiental es un ámbito en el que debemos centrarnos de forma exhaustiva. Conoce todo lo que necesitas saber sobre contaminación ambiental, los diferentes tipos que hay y qué puedes hacer para ayudar a reducir este problema.

¿Qué es la contaminación ambiental?


Cuando hablamos de qué es la contaminación ambiental nos referimos a toda presencia de componentes nocivos en el medio ambiente y que, por tanto, puedan ser perjudiciales para los seres vivos.

Dependiendo de los componentes nocivos en cada caso, del entorno natural en el que se presentan o de su origen, encontramos infinidad de tipos de contaminación ambiental.

También es importante conocer cuál es la diferencia entre impacto ambiental y contaminación ambiental. El impacto en el medio ambiente es la consecuencia que se provoca por una acción en un entorno natural. Puede ser buena o mala. Al referirnos a la contaminación ambiental, en cambio, hablamos de los efectos contraproducentes que los componentes nocivos pueden causar en el medio ambiente.
Únete y lucha contra la pobreza.

Trabajamos por un futuro mejor y sostenible.





¿Qué tipos de contaminación ambiental existen?


Contaminación atmosférica


También conocida como polución, es uno de los tipos de contaminación ambiental más famosos. Se produce a causa de la emisión de sustancias químicas a la atmósfera que afectan directamente a la calidad del aire. El más conocido es el monóxido de carbono. Pero existen otros como el dióxido de azufre, CFCs (clorofluorocarbonos) y óxidos de nitrógeno. Pero, ¿de dónde proceden estas sustancias nocivas?

  • Gases expulsados procedentes de combustibles fósiles (como los liberados por un tubo de escape de un coche).

  • Desastres naturales como los incendios.

  • La quema de basuras.

  • Los gases que liberan las fábricas y los procesos de obtención de energía no limpia.

  • La agricultura y ganadería intensiva.


Contaminación hídrica


Afecta a ríos, fuentes de agua subterránea, lagos y mar cuando se liberan residuos contaminantes. Este tipo de contaminación ambiental afecta directamente a las especies animales, vegetales y también al ser humano ya que convierte el agua potable en un recurso no apto para su consumo.

Los vertidos industriales, insecticidas o plaguicidas son algunos de los residuos que afectan a la contaminación del agua. Pero también otros de uso doméstico como los detergentes del lavado de ropa o el vertido del aceite de uso doméstico.

Contaminación del suelo


Una vez más las sustancias químicas de uso común en la agricultura intensiva son las causantes de este tipo de contaminación. Aunque no son las únicas. Las baterías (de los teléfonos móviles por ejemplo), las pilas o los vertederos también liberan sustancias nocivas que se filtran en el suelo.

Los principales afectados de este tipo de contaminación son las plantas, árboles y cultivos. Y es la pescadilla que se muerde la cola. La presencia de este tipo de sustancias en los suelos afecta a su calidad y productividad. La falta de minerales provoca la pérdida de vegetación. Y la ausencia de plantas conduce a la erosión que, a su vez, altera la riqueza del suelo.

Contaminación acústica


Si vives en un barrio muy ruidoso, cerca de un aeropuerto, autopistas o de una zona de discotecas sabrás muy bien de lo que hablamos. La contaminación acústica se produce con cualquier ruido excesivo ya sea en proporción, frecuencia, tono, volumen o ritmo.

Además de ser muy molesto, puede provocarnos estrés, trastornos del sueño, pérdida de audición e incluso afecciones cardiovasculares. Pero también altera negativamente el equilibrio de los ecosistemas. En el caso de las aves, por ejemplo, influye en sus migraciones y ciclos reproductivos.

Contaminación lumínica


Se produce especialmente en las ciudades durante la noche y hace referencia a la iluminación artificial excesiva que emiten las poblaciones. De igual manera que la acústica, este tipo de contaminación ambiental no compromete la supervivencia de los seres humanos. Sin embargo, produce enfermedades como las relacionadas con la visión, alteraciones del sueño o migrañas. También afecta a los ecosistemas nocturnos ya que provoca a animales e insectos problemas de orientación y alteraciones en sus ciclos biológicos.

Contaminación visual


Es todo aquello que altera visualmente el paisaje natural. Hace referencia a todos los elementos que no son naturales y que nos envían estímulos visuales. Pueden ser vallas publicitarias, torres eléctricas o minas a cielo abierto.

Nuestro cerebro tiene una determinada capacidad de absorción de datos. El exceso de formas, luces, colores e información hace que no pueda procesar todos estos datos debidamente. Todo ello perjudica a la salud de los ojos, altera la tensión y produce estrés.

Contaminación térmica


Seguro que alguna vez has escuchado las graves consecuencias que puede tener para el medio ambiente que la tierra aumente su temperatura. Esto está relacionado con el último de los tipos de contaminación ambiental más importantes: la contaminación térmica.

El aumento de la temperatura (o calentamiento global) afecta a los polos y los glaciares. Se calcula que la Antártida ha multiplicado su deshielo por cuatro en los últimos 25 años, lo que está provocando (lo estamos viviendo ya) consecuencias muy negativas. Entre las más importantes se encuentran la subida del nivel del mar, la alteración del equilibrio de los ecosistemas o cambios en las corrientes marinas y el clima. No solo eso: también puede provocar la reaparición de enfermedades.

Tu implicación es una oportunidad para esas millones de niñas, niños y familias que sufren a consecuencia del cambio climático.





Causas de la contaminación ambiental


Si buscamos qué causa la contaminación ambiental, encontramos muchos orígenes, pero prácticamente todos tienen en común la acción del ser humano.

Algunas de las causas más importantes son las siguientes:

  • Deforestación.

  • Pesticidas y otros químicos.

  • Residuos (industriales, urbanos, domésticos y de cualquier otra índole).

  • Uso de combustibles fósiles.

  • Crecimiento demográfico y las necesidades asociadas.

  • Radiación.

  • Producción industrial.


Cómo evitar la contaminación ambiental


Para plantearnos cómo evitar la contaminación ambiental tenemos que abordar el problema desde dos puntos de vista principalmente.

En primer lugar, el control de contaminación ambiental que está en nuestras manos de forma particular. Aquí tenemos varias medidas que podemos aprovechar:

  • Consumir productos ecológicos.

  • Escoger energías renovables.

  • Participar en proyectos enfocados a reducir la contaminación ambiental, como los que desarrollamos en Ayuda en Acción.

  • Realizar reciclaje de residuos domésticos.

  • Reducir el consumo de envases y otros productos, sobre todo de plásticos.

  • Reducir el gasto innecesario de agua y de otro tipo de energía.

  • Usar más el transporte público.

  • Y compartir información sobre la contaminación atmosférica, para concienciar a más gente.


Por otro lado, la contaminación ambiental también tiene un origen destacable en la industria. Empresas y administraciones públicas deben trabajar en común con el fin de reducirla todo lo posible. Algunas medidas que sirven en este sentido son las siguientes:

  • Aplicando medidas de ahorro energético.

  • Apostando por proveedores cercanos.

  • Implantando una política de reciclaje en la empresa.

  • Instalando sistemas de energías renovables.

  • Optimizando el transporte entre los empleados.

  • Participando en proyectos de sostenibilidad como los que encabezamos en Ayuda en Acción.

  • Reduciendo el consumo de papel.

  • Sensibilizando a empleados y proveedores.



Con tu ayuda cambiaremos vidas.





Ayuda en Acción: nuestro trabajo contra la contaminación


Aquí hemos repasado los tipos de contaminación ambiental más importantes, pero existen muchos más. Es el caso de la radiactiva, la electromagnética, la alimentaria, la química, biológica o genética. Hay varios Objetivos de Desarrollo Sostenible que hablan específicamente de la contaminación: por ejemplo el ODS 14 habla de la necesidad de cuidar los mares y océanos. Con el proyecto Acuipesca Perú contribuimos a fomentar una pesca sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Por su parte, para cumplir el ODS 7 de energía sostenible y no contaminante, estamos contribuyendo a instalar, por ejemplo, cocinas saludables en viviendas y negocios rurales.

Todos los tipos de contaminación están relacionados y surgen a consecuencia directa del impacto del ser humano. En nuestra mano está reducir nuestra huella en el planeta.

 

¿Te unes a Ayuda en Acción para ponerles freno?