En Ayuda en Acción tenemos como marco de referencia la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) de Naciones Unidas y sus Protocolos Facultativos, así como los cuatro principios rectores que emanan de esta: la no discriminación; la adhesión al interés superior del niño/a; el derecho a la vida, supervivencia y el desarrollo; y el derecho a la participación.

Nuestros proyectos en derechos de la infancia Filtra y navega por nuestro mapa para conocer el trabajo de Ayuda en derechos de la infancia
País
Por favor, selecciona al menos un país
Temática
Por favor, selecciona al menos un país
Palabras clave
Contexto y problemática

En el mundo, 386 millones de niños y niñas vive en condiciones de pobreza extrema. La mayoría de menores que nacen en familias empobrecidas también se enfrentarán a la pobreza en la edad adulta y tienen casi el doble de probabilidades de morir antes de los cinco años que menores de familias más ricas.

Casi la mitad de las muertes de menores de cinco años que se registran en el mundo se atribuye a la subnutrición, a enfermedades evitables y/o derivadas de la falta de acceso a fuentes de agua potable y sistemas de saneamiento adecuados.

Otro problema de gran magnitud es la violencia. Más de 1000 millones de menores sufren la falta de cuidados y/o son víctimas de diversas formas de violencia física, sexual, psicológica o afectiva.

La explotación económica es otra forma de violencia es que afecta a 160 millones de menores, la mitad menores de 11 años, que viven bajo la lacra del trabajo infantil, lo que supone una grave vulneración de sus derechos a una edad muy temprana. Además, 79 millones de menores realizan trabajos peligrosos, especialmente nocivos y lesivos para su salud, desarrollo y bienestar.

Por último, existen otras problemáticas que afectan de forma desigual a niñas y niños, como el matrimonito infantil, que en la actualidad afecta a 650 millones de niñas y mujeres que contrajeron matrimonio en la infancia, o la mutilación genial femenina con más de 200 millones de víctimas.

Ayuda en Acción y los derechos de la infancia y la adolescencia

Ante problemáticas de este calado en Ayuda en Acción trabajamos de forma integral y sostenida:

  • Fortalecemos las capacidades de los Estados en su deber de respetar, proteger, cumplir y hacer cumplir los principios y normas vigentes. Fortalecemos igualmente las capacidades de otros sujetos con responsabilidades en el respeto y cumplimiento de los derechos de la infancia (familias, organizaciones sociales, empresas privadas, medios de comunicación).
  • Potenciamos a la infancia como sujetos de pleno derecho para que desarrollen el poder de participar y tomar decisiones en todos los ámbitos que afectan a sus vidas.
  • Trabajamos para que las comunidades con las que trabajamos tengan condiciones materiales, sociales, ambientales y entornos socioafectivos amigables y respetuosos con la infancia. Todo ello para permitir el pleno desarrollo de sus capacidades como personas y la realización progresiva de sus derechos civiles, sociales, económicos y culturales bajo condiciones de vida dignas.
  • Brindamos asistencia a la infancia en casos de desastres causados por fenómenos naturales, conflictos, migraciones, pandemia de la COVID-19, entre otras, desde un enfoque de derechos.
  • Generamos oportunidades mediante el acceso de infancia y adolescencia a la educación, la salud, una alimentación adecuada, agua segura y otros servicios universales, en igualdad de oportunidades, sin discriminación y fomentando su participación en su propio desarrollo, siempre en coordinación con instituciones públicas y privadas y comunidades.
Logros
  • Participación infantil en las acciones de desarrollo que impulsamos en el ámbito local y comunitario.
  • Incidencia para la aprobación y desarrollo de políticas públicas para la protección y promoción de los derechos de la infancia con recursos y presupuestos suficientes.
  • Fortalecimiento de las entidades del sistema de protección de la infancia y creación y acompañamiento de sistemas comunitarios de protección.
  • Fortalecimiento de los sistemas educativos para que sean equitativos e inclusivos.
  • Procesos formativos con docentes, padres y madres en educación con buen trato, crianza afectiva y no violencia.
  • Implementación de espacios comunitarios recreativos seguros para el ejercicio del derecho a juego, el esparcimiento, el ocio y la libre expresión de actividades artísticas y culturales.
  • Atención médica, nutricional y cuidados sanitarios a la infancia y adolescencia.