Alimentando la solidaridad desde lo local

Al Hogar Materno de Las Vegas, en Victoria Yoro (Honduras) acuden gran cantidad de mujeres para seguir las evoluciones de embarazo. Muchas acuden sin recursos económicos y llegan desde localidades lejanas, lo que hace que su alimentación durante su estancia en el centro cobre una importancia vital tanto como para ellas como para el futuro bebé.

Esta importancia fue detectada por Brenda Castro, presidenta de la Caja Rural de Las Vegas, en Victoria Yoro (Honduras) y de la Red de Hombres y Mujeres Victorenses. Su empeño y apuesta por la generación de vínculos solidarios a nivel local ha llevado que se asigne el 10% de  las utilidades de cada actividad empresarial que realicen ambas organizaciones al Hogar Materno de Victoria. Con esta dotación se asegurará la alimentación de las futuras madres durante el tiempo que estén en el centro. Cabe recordar que en Honduras, según datos del Banco Mundial, mueren unas 100 mujeres durante el embrazo y el parto por cada 100.000 recién nacidos.

Mujeres esperando a ser atendidas en el Hogar Materno.

La solidaridad de esta caja rural y su presidenta no acaba en este gesto, ya que su apuesta por los préstamos productivos destinados a los pequeños emprendimientos que dan de comer a tantas familias en la región. Si el interés para este tipo de préstamos se sitúa en un 3,5% mensual, los miembros de la entidad de ahorro y crédito rural acordaron establecer un 2,5% y favorecer así el crecimiento de este tipo de iniciativas productivas.

Tanto la red de Mujeres como la Caja Rural de las Vegas impulsan iniciativas para contribuir  a la formación de sus miembros en temas tan relevantes como los derechos humanos, los vínculos solidarios así como aspectos administrativos, contables y de organización que hacen que estas personas se conviertan en agentes de cambio para sus comunidades.