Aprender inglés para usarlo dentro y fuera de casa

Soy Duvan Parra, estoy en quinto y tengo once años. Me gusta mucho mi barrio y más desde que la Fundación Pies Descalzos, con apoyo de Ayuda en Acción, nos ayudó a construir el polideportivo Bosques de la Esperanza. Ahora contamos con un espacio para jugar y pasar tiempo con nuestras familias, convirtiendo el barrio en un lugar más bonito.

También nos ayudan con los talleres de refuerzo escolar, música, artes, sistemas, donde, a través de juegos, he podido reforzar mis aprendizajes, mejorando mis calificaciones y llenando de alegría a mis padres por haber mejorado académicamente”.

Uno de estos talleres se centra en el bilingüismo. Busca mejorar las habilidades comunicativas de los niños, niñas y jóvenes de la institución educativa. El eje principal de trabajo es el componente comunicativo, que busca ir más allá de enseñar a los niños y niñas vocabularios específicos o tiempos verbales. Pretende que los estudiantes se comuniquen efectivamente en inglés con sus padres, con sus docentes y con los voluntarios que nos apoyan constantemente.

Aunque nace como un proceso para impartir clases de inglés en primaria, hoy día se han vinculado al programa no sólo los docentes de inglés, sino también docentes de otras áreas. Otro factor importante es la inclusión de  los ex alumnos de la IE Gabriel García Márquez, como promotores de actividades lúdicas del programa.

Uno de los profesores del programa de bilingüismo hace hincapié en que “lo hermoso de ser docente no es enseñar, sino dar lo mejor de uno en la construcción de una sociedad. Es sensibilizar al estudiante frente a su contexto y brindarle herramientas para transformarlo; es vivir en burbujas utópicas; es enfrentarse a lo tradicional y a lo dogmático, propios de la educación colombiana; es volverse loco después de una vida de trabajo; y es entregarse a la comunidad a la cual pertenecen las y los estudiantes”.