La crecida de un río que puso en peligro la alimentación de 2000 familias