El agua, un derecho