El Pacto Andaluz por la Solidaridad y la Cooperación cuenta con apoyo político y social

Casi un centenar de ONGD, agencias de Naciones Unidas, las universidades andaluzas, el FAMSI, CC.OO., UGT, CEPES y decenas de entidades sociales de todo tipo (defensoras de los derechos humanos, ecologistas, de consumidores o de voluntariado, entre otras) han suscrito esta mañana el Pacto Andaluz por la Solidaridad y la Cooperación. La iniciativa de la Coordinadora Andaluza de ONGD tiene como objetivo consolidar una política pública de cooperación internacional para el desarrollo integrada de forma coherente con el resto de políticas sociales, con el objeto de mantenerla vigente en las agendas y presente en los presupuestos de las administraciones públicas andaluzas.

El acto se ha celebrado en la sede de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) en Sevilla. El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, ha representado a la administración pública en este compromiso político, que se convierte en uno más de los acuerdos sectoriales que integrarán el Pacto por Andalucía. El vicepresidente ha destacado que la solidaridad forma parte del ADN de los andaluces y que queda recogida como tal en el Estatuto de Autonomía, y ha renovado el compromiso de la Junta de Andalucía de alcanzar el 0,7% de los presupuestos de la comunidad para Ayuda Oficial al Desarrollo.

El presidente de la Coordinadora Andaluza de ONGD, José María Ruibérriz de Torres, ha recordado que este pacto tiene dos precedentes (1998 y 2004), y ha resaltado la importancia de implicar a todos los actores de la cooperación andaluza en este compromiso. En su intervención ha señalado que “la cooperación internacional no es el problema” para responder a los discursos maniqueos que critican la cooperación con otros países en tiempo de crisis, y ha insistido en la necesidad —manifestada igualmente por otros firmantes del pacto— de seguir apostando por la justicia social de forma global, defendiendo los derechos humanos y los servicios sociales públicos tanto en Andalucía como en los países con los que coopera.

El pacto Andaluz por la Solidaridad y la Cooperación incluye medidas como:

1. Apuesta por una cooperación internacional que se base en un modelo de desarrollo centrado en las personas y comprometido en la lucha contra la pobreza, la injusticia social y la desigualdad, desde un enfoque de gestión desde lo público y con la prioridad de dar cobertura a los Derechos Sociales Básicos.

2. Impulso de la educación para el desarrollo, como concreción de la apuesta por la construcción de una ciudadanía global crítica, trabajando con las ONGD y el conjunto de los movimientos sociales.

3. La política andaluza de cooperación internacional para el desarrollo debe consolidarse, de forma integrada, permanente y normalizada, como una más de las políticas públicas sociales que expresa la solidaridad entre el pueblo andaluz y otros pueblos.

4. Refuerzo del consenso entre los partidos políticos y el diálogo e interlocución permanente con todos los agentes sociales y, de forma especial, con las ONGD.

5. Apuesta por una gestión de la cooperación en la que exista un papel destacado para las ONGD, tanto en la participación en el diseño de políticas, como en la ejecución de las mismas.

6. Esta política pública debe ser transparente para la ciudadanía y dotarse de instrumentos eficaces y activos en la rendición de cuentas ante los órganos de consulta y control de la acción política —como el Consejo Andaluz de Cooperación o el Parlamento Autonómico— y ante la propia sociedad andaluza.

7. Las administraciones públicas andaluzas deben renovar su compromiso con alcanzar el horizonte de al menos el 0’7% de sus respectivos presupuestos, corrigiendo los retrocesos acumulados en años recientes.

Como sustento del pacto, la CAONGD propone una serie de argumentos:

1. En primer lugar, y desde una perspectiva ética, el hecho de que la cooperación al desarrollo defiende la justicia social y los derechos humanos desde una perspectiva global.

2. También destaca que la cooperación al desarrollo es un compromiso político en Andalucía, recogido como uno de los objetivos básicos de la comunidad autónoma en el Estatuto de Autonomía, desarrollado en la Ley Andaluza de Cooperación y las herramientas que la complementan y refrendado por los partidos en pactos previos (1998 y 2004).

3. Por otra parte, resalta los resultados positivos de la cooperación al desarrollo desde Andalucía, con millones de personas que mejoran sus condiciones de vida (respecto a derechos fundamentales como el acceso al agua, a la alimentación, la atención sanitaria o la educación) en 70 países del mundo con una inversión reducida (dato de 2011); y la pérdida que supondría que se diluyera la experiencia de más de tres décadas de las ONGD andaluzas.

4. Finalmente, recuerda el respaldo de la ciudadanía a la cooperación al desarrollo, con cifras como el número de personas socias (+350.000) y voluntarias (+7.000) de las ONGD andaluzas (dato de 2011).