Gobierne quien gobierne, no más candidatos a la pobreza infantil