Javier Soto, el niño que nunca dijo “no puedo”