La emergencia humanitaria en Filipinas exige una actuación rápida de la comunidad internacional