Lanzamos el programa Voluntariado a Terreno 2014

Junto a voces relevantes en el mundo del voluntariado y la responsabilidad social corporativa, así como de personas que ya han vivido la experiencia de viajar como voluntarias de la mano de Ayuda en Acción, el pasado jueves presentamos la edición 2014 del Programa de Voluntariado a Terreno. El evento, que tuvo lugar en el Impact Hub Madrid, informó de las novedades que incorpora el programa para este año y se compuso además de dos bloques de coloquios. Fran Carril, coordinador del programa de Voluntariado a Terreno, anunció que habrá 250 plazas disponibles y que Nicaragua se suma a la lista de países a los que los voluntarios podrán viajar. Las ofertas ya están disponibles en el blog del programa: voluntariosaterreno.ayudaenaccion.org.

 

El primer coloquio, conducido por el periodista de Corresponsables Pablo Martín, estuvo enfocado a analizar el valor social del voluntariado desde la mirada de la responsabilidad social corporativa. A través de entrevistas a Germán Granda (Director de Forética), Marisol García (Directora de HazloPosible), Patricia Moreira (Directora General de Ayuda en Acción), Juana Gálvez (Directora de Programas de Voluntariado y Donaciones de Fundación Accenture) y Marta Martín (Directora de Responsabilidad Corporativa de NH Hoteles), hemos podido acercarnos al voluntariado corporativo desde la visión de las asociaciones promotoras de RSC, los trabajadores voluntarios, las organizaciones sociales y las empresas.

Patricia Moreira cree en el voluntariado corporativo como una pieza muy valiosa que permite cumplir los objetivos de Ayuda en Acción de forma natural, a través de empleados de empresas que viajan a países y conviven con las comunidades: “es un paso natural en la estrategia de acción social y una herramienta valiosísima para la sensibilización de personas y de empleados”.

Con especial foco en el voluntariado corporativo, Germán Granda ha destacado que “entender las necesidades de la comunidad y vincularlas a los empleados es la clave para el voluntariado”, mientras que Juana Gálvez ha asegurado que “los empleados piden retos tangibles que generen cercanía con la acción social y las empresas debemos facilitarlo”, reflejando además el alto valor del voluntariado corporativo para empleados, empresas y organizaciones sociales: “cuando una persona viaja a terreno tiene un antes y un después, se convierte en embajador de tu compañía y de la organización social y ambos ganan en reputación”.

Por su parte, Marta Martín ha reconocido que es necesario reforzar el trabajo en red, pues “las empresas, unidas a organizaciones sociales, pueden conseguir grandes cosas”; y Marisol García considera fundamental alinear las inquietudes de los empleados y las empresas y destaca el voluntariado corporativo como “una de las pocas herramientas de gestión de personas donde todo es positivo para todas las partes” (empresas, organizaciones y empleados).

El segundo coloquio, conducido por la periodista Marta Pastor, contó con el testimonio de cuatro voluntarias que viajaron a terreno en la edición 2013 y nos permitió conocer una visión más personal y emotiva de la experiencia que brinda el programa. Olga Hernández, voluntaria corporativa de Accenture en Perú, destacó que “como empleada, poder canalizar mi inquietud social a través de mi empresa es una motivación”. Beatriz Cano, que realizó en 2013 un voluntariado de inmersión en Ecuador, decidió dar un paso más al volver de su viaje y creó una campaña solidaria, Agua para Santa Rosa, en nuestra plataforma de crowdfunding, Haz tu Campaña. Por su parte, María López y Mónica Martínez, relataron su estancia en Etiopía, donde tuvieron la oportunidad de convivir con familias ­-“nos dimos cuenta de que somos absolutamente iguales, nuestros sentimientos, nuestras inquietudes”­-  y conocer directamente el trabajo que han estado apoyando durante años como madrinas de la organización.

El programa Voluntariado a Terreno de Ayuda en Acción ofrece la oportunidad a particulares y empresas participar como voluntarios/as en uno de sus proyectos y contribuir de forma directa al trabajo que se lleva a cabo en los distintos países. En 2013, 105 voluntarios pudieron viajar a los proyectos de la organización, lo que supuso un crecimiento del 98% con respecto a 2012, año en el que viajaron 55 personas.