Más de 200.000 escolares ecuatorianos de Esmeraldas y Manabí no pueden volver a clase tras el terremoto