Paz en El Salvador: Las mujeres también construyen la historia

El Salvador, Mujer

El pasado 16 de enero se cumplieron 22 años de la firma de los Acuerdos de Paz de Chapultepec, unos acuerdos que pusieron fin a doce años de guerra civil en El Salvador. Dos décadas después, sigue siendo imprescindible no dejar de construir la paz cada día y no olvidar  que “un país que no conoce y reconoce su historia está condenado a repetirla”.

En esta lucha por recuperar la memoria de El Salvador y acercarla a la ciudadanía, se encuentran los y las profesionales del Museo de la Palabra y la Imagen (MUPI), una iniciativa ciudadana dedicada a la investigación, al rescate, la preservación y difusión del patrimonio histórico y cultural salvadoreño. Un museo que desde sus inicios creyó imprescindible dar voz también a las mujeres y visibilizarlas.

Las mujeres salvadoreñas lucharon en el combate, organizaron marchas, huelgas, ocupaciones, campañas de salud y alfabetización, buscaron personas desaparecidas y crearon estrategias militares en contra de las fuerzas armadas. Han estado en primera línea en la defensa de los y las presas políticos/as, en la denuncia pública de las violaciones de derechos humanos, en el litigio con los tribunales nacionales e internacionales, en la educación en la memoria… pero este liderazgo, como suele ser habitual en la historia de las mujeres, no siempre se ha visibilizado, ni ha sido valorado según la relevancia estratégica que tuvieron en el proceso revolucionario y en el período de transición  hacia la paz y la democracia.

“Creo que las mujeres fuimos capaces de trascender, de pasar de la cocina o reducidas a cuidar niños/as a asumir nuestra capacidad política en un tiempo de guerra. Pudimos ser creativas desde nuestra feminidad. Capacidad y fuerza de ser mujer” 

Maria Isabel Figueroa, cofundadora de COMAFAC (El Salvador)

En el FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional), las mujeres constituyeron el 34% de sus militantes y el 29,1 % de los combatientes, mientras que un 80% de las mujeres fueron simpatizantes civiles. Muchas mujeres tuvieron también que luchar dentro del movimiento popular, con mucha frecuencia haciendo frente al machismo de sus propios compañeros, para que la igualdad de género y la erradicación del machismo también fuera un hito revolucionario.

Las experiencias de empoderamiento como lideresas políticas y las experiencias traumáticas de la violencia sexual que sufrieron, estallaron tras los acuerdo de paz en un fuerte movimiento feminista en defensa de la igualdad de género y en defensa de los derechos de las mujeres. El MUPI, mediante exposiciones como ” Mujer,  la desnudez de mi lenguaje” o con publicaciones como “Mujeres con memoria”, visibiliza las luchas de las mujeres salvadoreñas y contribuye a que también tengan un lugar en la historia de su país.