Pequeños desastres, graves consecuencias