Eismann, contra la pobreza infantil con helados solidarios