Trabajamos para no ser necesarios