¿Qué es el apadrinamiento? 5 puntos claves

Apadrina un niño
12-6-2017

En todo debate sobre ONG, donaciones o cómo podemos ayudar al más desfavorecido, nos encontramos con argumentos de todo tipo y muchas veces nos quedamos con la misma sensación: ¿Por qué se pretende restar importancia al acto de solidaridad que supone apoyar económicamente una causa concreta?

Ahí van algunas de las opiniones que se suelen escuchar:

1. Algunos suelen decir que sólo con el dinero no se cambia el mundo, que hay que cambiar el sistema y que esto se hace teniendo una actitud reivindicativa por nuestros derechos y exigiendo mejores y más justas políticas a los gobernantes del mundo.

2. Que donar dinero a una organización es, de alguna manera, una forma de quitarnos una supuesta mala conciencia.

3. Que el destino de los fondos es algo que no se acaba de saber muy bien dónde termina. Además, casi siempre que se llega a este argumento hay personas que conocen, han oído o incluso han podido sufrir las malas prácticas de alguna organización.

4. Existe también el argumento de la impotencia o el derrotismo: “siempre ha habido pobreza”, “yo no puedo hacer nada para solucionar los problemas del mundo”, “mejor ocupémonos de nuestros propios problemas”…

apadrinar un nino

 

Es cierto que para cambiar el mundo se necesitan muchas cosas pero quizá la más importante es que nos lo creamos, que creamos que nosotros podemos cambiar el mundo.

Actuando, haciendo, colaborando, sumando, proponiendo…y es que siempre ha sido así. Por suerte (y quizá también por desgracia) nada se ha conseguido solo de forma espontánea. Todo lo bueno que disfrutamos se ha logrado gracias a nuestro esfuerzo o al de otras personas.

Tenemos que creer en el poder que tenemos:

1. Como ciudadanos exigiendo mejores actuaciones a nuestros gobernantes

2. Como consumidores siendo conscientes de que un consumo desmedido solo llevará a la destrucción del planeta

3. Como adultos dando buen ejemplo a los más jóvenes

4. Como voluntarios de diferentes causas prestando nuestro tiempo y conocimientos

5. Pero también, con el poder que tenemos como donantes de cualquier organización

apadrinar un nino

¿Qué hacemos en Ayuda en Acción con las donaciones?

En Ayuda en Acción trabajamos a diario desde hace 35 años para conseguir que todos los niños, y especialmente las niñas, de las localidades remotas en donde estamos presentes:

1. Vayan a la escuela

2. Que la educación que reciban sea de calidad

3. Que puedan tener acceso a una alimentación y sanidad decentes, igual que sus padres, y que estos, puedan ser autónomos económicamente para vivir de acuerdo a sus expectativas más básicas

4. Y apoyar a sus hijos para que estos también lo hagan, primero como niños, después como jóvenes y finalmente como adultos dueños de su destino.

Todo esto lo hacemos gracias a las donaciones individuales y regulares de cientos de miles de personas. Más de 118.000 colaboradores, la gran mayoría (89%) padrinos de niños y niñas en alguno de los 19 países en donde estamos presentes.

Y lo hacemos con total transparencia, destinando más del 80% de los fondos que gestionamos cada año a nuestros proyectos y dando detalle de cada céntimo gastado ante varios agentes de control internos y externos.

Para nosotros, apadrinar un niño, sí es, sin lugar a dudas, una expresión fundamental de solidaridad a la que queremos dar relevancia.

Pero ¿en qué consiste el apadrinamiento?

1. El apadrinamiento como vínculo de solidaridad

Mediante el apadrinamiento ponemos en contacto a personas que viven en pobreza y que trabajan a diario para salir de ella, con personas que empatizan con su situación de necesidad.

De esta forma se crea un vínculo solidario entre personas que ayudan y personas que trabajan para ver realizados sus derechos más básicos.

Además, las personas que ayudan son -en más casos de los que uno pueda a priori pensar- aquellas que han recibido ayuda en el pasado o que han visto o vivido muy de cerca situaciones de dificultades.

Ser padrino de una organización no es cosa de “ricos”,-puedes apadrinar desde 18€ al mes- sino de personas que deciden aportar un poco de lo que tienen, para ayudar a otras personas.

También hay padrinos en algunos de los países en donde estamos trabajando. Aunque en nuestra historia han sido las personas de países con mayor nivel de vida las que apadrinaban niños y niñas de países más pobres, desde hace apenas tres años y de manera incremental, estamos consiguiendo que también en otros países en donde estamos presentes y que comienzan a tener una importante clase media – como Colombia, México y Perú-, se incorporen nuevas personas a la comunidad de Ayuda en Acción apadrinando también ellos a niños y niñas que viven en la pobreza.

2. La solidaridad produce cambios y el apadrinamiento los hace visibles

Todos podemos participar en los cambios y mejoras en la vida de otras personas, pero es necesario hacer visibles y mostrar esos avances y victorias.

La comunicación es una de las bases del apadrinamiento porque es un instrumento para mostrar los cambios y, de este modo, consolidar y aumentar la confianza de los padrinos y madrinas en el trabajo que apoyan con sus aportaciones económicas.

Las cartas que escriben los niños apadrinados y los informes de avance que enviamos, igual que los otros canales de comunicación que tenemos como nuestra revista, los boletines, la memoria o las redes sociales, son ventanas que permiten a los padrinos conocer  qué avances conseguimos con su esfuerzo económico.

También pueden visitar las áreas en donde trabajamos y conocer personalmente toda la labor de Ayuda en Acción.

apadrinar ninos

3. La solidaridad es aprendizaje e intercambio

Sabemos que en gran medida, nuestros padrinos – un 62% mujeres – habrán elegido nuestra organización pensando en apoyar a la infancia con necesidades básicas sin cubrir.

En reducir la cifra de 400 millones de niños y niñas que se van a la cama todos los días con hambre.

El apadrinamiento es intercambio porque, a través de correspondencia por carta, se conoce mejor cómo viven las comunidades de los niños que apadrinan.

A su vez, para los niños y niñas apadrinados estas cartas también son una ventana de conocimiento que les ayuda en su aprendizaje y desarrollo. Todos, aquí y allí, queremos las mismas cosas fundamentales -la salud y bienestar- y, en lo importante, no somos diferentes.

4. El apadrinamiento promueve una solidaridad de largo plazo

La lucha contra la pobreza es un trabajo de largo aliento. Esta es una de las primeras cosas que los padrinos perciben, y– si se me permite la expresión – uno de los venenos que tratamos de inocular a nuestros padrinos para mantener su fidelidad en el tiempo y en el apoyo a nuestro trabajo, que es en definitiva, el suyo.

Su confianza y regularidad es la que nos permite trabajar en las comunidades más pobres a largo plazo -en proyectos de hasta 15 años – para conseguir que los cambios sean posibles y duraderos.

apadrinar a un nino

 

5. Cualquier aportación importa

Todas las donaciones son fundamentales para llevar a cabo nuestro trabajo; las pequeñas y no tan pequeñas de personas que, mes a mes, pagan una cuota. Para muchas personas donar dinero regularmente a una organización es la manera más eficaz de expresar su solidaridad y articular su empatía con las causas que les conmueven.
Pero es que el hecho de donar suele venir también acompañado de otros actos que son igualmente importantes para nuestra labor:
El envío de cartas a los niños y niñas que apadrinan es una señal en las comunidades más pobres de que hay otras personas al otro lado que se preocupan por sus problemas y quieren ayudarles

El apoyo a las campañas que llevamos a cabo para impulsar acciones y que los Gobiernos tomen determinadas medidas que ayuden a la mejora de la vida de millones de personas.

Su participación como voluntarios, visitando las comunidades que apoyan u organizando ellos mismos con sus amistades y familia acciones de recaudación en el nivel local.

En Ayuda en Acción estamos orgullosos de todos nuestros padrinos y colaboradores, ellos sostienen y hacen más grande una red solidaria que está ayudando a mejorar la vida de más de 2,5 millones de hombres, mujeres, niños y niñas en 19 países del mundo y son una muestra diaria de que un mundo en el que nos ayudamos unos a otros es, de por sí, un mundo mejor.