Categorías

Síndrome de Ulises, ¿qué es y cómo se afronta?

03-12-2018 Lectura 3 Minutos

Ulises pasábase los días sentado en las rocas, a la orilla del mar, consumiéndose a fuerza de llanto, suspiros y penas, fijando sus ojos en el mar estéril, llorando incansablemente…” (Odisea, canto V, 150).

El Síndrome de Ulises toma su nombre del héroe de la mitología griega que Homero recrea en la Odisea. Un semidiós que debe afrontar múltiples peligros lejos de los suyos, y que, pese a su condición, padece enormemente. Hoy, el Síndrome de Ulises es conocido también como el Síndrome de estrés crónico y múltiple, un fuerte malestar emocional que viven las personas que han tenido que dejar atrás el mundo que conocían en situaciones extremas, un cuadro psicológico que sufren millones de personas en el mundo.

Las características del Síndrome de Ulises

Aunque en muchos casos la migración puede suponer más una solución que un problema, nunca es un proceso fácil. En la vida de quien emigra todo cambia de golpe, y el cambio es mayor cuanto más lejos vaya. No solo deja atrás a los amigos o a la familia, también el paisaje, los olores, la lengua, las costumbres… Y, como consecuencia de ello, la migración transforma la propia identidad.

El Síndrome de Ulises, además, va más allá del duelo migratorio clásico. Tiene poco que ver con la estampa prototípica de la emigración de nuestros antepasados, con hombres y mujeres diciendo adiós con la mano desde la borda de grandes transatlánticos. Y está estrechamente relacionado con las condiciones extremas en las que viajan y viven muchos migrantes del siglo XXI, y su soledad.

La separación forzada, el miedo a perder la vida en el camino, la lucha por comer cada día, las amenazas de las mafias… todo ello alimenta hoy el Síndrome de Ulises. Así lo señala el psiquiatra Joseba Achotegui, que conoce bien esta realidad. Fue él quien acuñó el término, y su trabajo en el Servicio de Atención Psicopatológica y Psicosocial a Inmigrantes y Refugiados (SAPPIR) le ha permitido conocer también su evolución.

Síndrome de Ulises en España

De acuerdo con el Estudio sociodemográfico de los inmigrantes con Síndrome de Ulises realizado por el SAPPIR, estos son en su mayoría latinoamericanos y subsaharianos, llevan entre 2 y 5 años en España, y son, sobre todo, adultos jóvenes, es decir, hombres y mujeres de entre 30 y 44 años que suelen ser el hijo o la hija mayor en sus familias.

Hablamos, en definitiva, de personas que han viajado para sustentar a su familia, en muchos casos dejando atrás a sus propios hijos, y que se enfrentan a circunstancias extremas que en ocasiones superan la capacidad de adaptación del ser humano.

¡Emergencia! Hay 70 millones de personas desplazadas de forma forzosa en el mundo a causa de sequías, desastres, hambre...

¿Cómo afrontar el Síndrome de Ulises?

Para Joseba Achotegui poner nombre a lo que padecen esos hombres y mujeres tiene un objetivo que va más allá de lo académico. Hablar de Síndrome de Ulises visibiliza una terrible realidad en la que viven unas 800.000 personas en España, y contribuye a concienciar sobre la existencia de un problema concreto. Es un paso más en el camino para humanizar la atención sanitaria y recordar la necesidad de prestar atención también a las emociones y vivencias de quienes se encuentran en una situación de desamparo.

Dar nombre a lo que les pasa a estos hombres y mujeres puede ayudar a los servicios sanitarios a dejar de banalizar el problema. No padecen un trastorno mental, pero sí un cuadro de estrés severo. Definirlo puede evitar que alguien le diga que no tiene nada a quien sufre de forma tan terrible, o que se diagnostique erróneamente a estos pacientes como depresivos. Porque no son personas con ideas de suicidio, sino que luchan por vivir, son proactivos y tratan de conservar la esperanza. Pero soportar un estrés tan intenso durante tanto tiempo tiene consecuencias cerebrales, hormonales, musculares… y es habitual que padezcan insomnio, migrañas, ansiedad, tristeza y un amplio abanico de síntomas.

¿Qué puedes hacer tú para ayudarles? Por ejemplo, compartir este artículo, y servir de altavoz de una realidad muchas veces invisible. Y si lo deseas, también puedes ir más allá. Desde Ayuda en Acción luchamos en origen contra las situaciones de pobreza y desigualdad que, en muchos casos, obligan a hombres y mujeres a abandonar su hogar. Nuestro programa de voluntariado en Latinoamérica es una de las posibilidades para formar parte del cambio, pero no la única. 

También ayudamos en España a quienes están en situación de desamparo y luchamos para dar a conocer su realidad y acabar con los mitos sobre la migración.  Porque ellos no son semidioses, solo hombres y mujeres de carne y hueso, personas como nosotros pero a los que, como a Ulises, les ha tocado luchar contra la soledad, el miedo o la desesperanza. Y todos podemos marcar la diferencia en su particular Odisea.

Post relacionados

Ayuda Humanitaria

Día Internacional del Migrante: el derecho a la movilidad humana

En el año 2000, Naciones Unidas estableció el 18 de diciembre como el Día Internacional del Migrante. Su objetivo, concienciar sobre algo tan inherente al individuo como lo es el ...

Solidaridad

El valor de la ayuda #SomosAyuda

¿Cuántas veces nos han ayudado en nuestras vidas? ¿Qué sería de nosotros y nosotras si nunca nadie nos hubiese echado una mano en algún momento de nuestra existencia? Seguramente todos y ...

Ayuda Humanitaria

¿Cómo viven los niños refugiados?

Muchas ONG han definido la vida de los niños refugiados como una huida sin mirar atrás: es difícil tan siquiera imaginar qué deben sentir más de un millón de niños ...