Cambio climático: consecuencias de un reto global

consecuencias del cambio climático
26-2-2018

Autor : Carolina Silva. Equipo de comunicación y contenidos

El cambio climático lleva tiempo con nosotros, llegó para quedarse y seguimos sin hacer lo suficiente para intentar minimizarlo. Los tres últimos años registrados han sido los más calurosos de la historia desde que hay datos. El problema viene de lejos, pero se agrava a una velocidad trepidante. ¿Quién no ha oído la frase “las consecuencias del cambio climático serán irreversibles si no hacemos algo ya”?

No son pocos los que llevan tiempo alarmando sobre la situación; lo hizo por ejemplo Michael Jackson con su Earth song en 2003, Al Gore con su documental Una verdad incómoda en 2006 –hace apenas seis meses presentó la secuela Una verdad muy incómoda: Ahora o nunca–, Leonardo di Caprio con el suyo, Antes que sea tarde, en 2016. A un nivel más formal, Ban Ki-moon recordaba en 2015, cuando seguía ocupando el cargo de octavo secretario general de las Naciones Unidas, que “nuestra generación es la primera que está en disposición de poner fin a la pobreza, pero también es la última que puede tomar medidas para impedir los peores impactos del cambio climático”.  Si no se adoptan medidas urgentes, el cambio climático podría sumir en la pobreza a otros 100 millones de personas para 2030. Lo recoge el ODS13 – Acción por el clima: Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

Actualmente, vivimos en el Antropoceno o Edad de los Humanos, la nueva era geológica afectada por la actividad de la humanidad; un período interglaciar donde se prevé que las temperaturas suban por causas naturales… pero, sobre todo, por la acción del hombre y principalmente debido a la emisión de gases de efecto invernadero. Las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) han aumentado casi un 50% desde 1990; y entre 2000 y 2010 se produjo un incremento de las emisiones mayor que en las tres décadas anteriores. Todo ello provoca un calentamiento global –aumenta la temperatura del aire y de los océanos– sin precedentes y un desbarajuste en el orden natural (los polos se deshielan, sube el nivel del mar, desaparecen lagos, mares y ecosistemas…) que no sólo puede apreciarse ya, sino que previsiblemente se hará aún más pronunciado. Hacemos un repaso de las principales consecuencias del cambio climático:

Aumenta la frecuencia y la intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos

Las olas de calor, las sequías e inundaciones serán más acuciantes cada vez. Es algo que estamos comprobando en la virulencia de los huracanes más recientes –Ophelia, Irma, Harvey, María…– o en los incendios de este verano en el noroeste de España o Estados Unidos, agravados por la sequía.

Más vulnerabilidad en los países más pobres

Debido a su ubicación en el globo, su menor grado de desarrollo o su mayor exposición a los fenómenos meteorológicos, las comunidades más pobres son las que más están sufriendo y sufrirán el cambio climático. Además, con toda probabilidad, son las personas que menos han contribuido a la emisión de gases de efecto invernadero.

Daños sobre la salud humana

El cambio climático influye en los determinantes sociales y medioambientales de la salud: un aire limpio, agua potable, alimentos suficientes y una vivienda segura. Además, aumenta el riesgo de transmisión de vectores como el dengue o la malaria, y se calcula que causará unas 250.000 defunciones adicionales cada año, debido a la malnutrición, el paludismo, la diarrea y el estrés calórico.

Inseguridad alimentaria y pérdida de medios de vida

La propensión a los desastres naturales incrementada por los efectos del cambio climático se traduce en continuas pérdidas de cultivos, ganado, infraestructuras y vidas humanas. La sequía y la desertificación han provocado la pérdida de 12 millones de hectáreas en las que se podían haber obtenido 20 millones de toneladas de grano. El cambio climático reduce la producción de alimentos básicos en muchas de las regiones más pobres. Ello aumenta la prevalencia de malnutrición y desnutrición, que actualmente causan 3,1 millones de defunciones cada año.

Dificultad para acceder a fuentes de agua seguras

Las zonas afectadas por la sequía, la falta de lluvias o la evaporación de lagos y ríos, se enfrentarán a serios problemas para acceder al agua potable o apta para el consumo humano. Ya se habla de “las guerras del agua” como una de las consecuencias del cambio climático , e incluso la ONU considera que gran parte de los conflictos bélicos del futuro será motivada por la lucha por el agua. 

Movimientos migratorios

La movilidad humana es el principal reto global al que nos enfrentamos como sociedad, junto al cambio climático. Los desplazados ambientales o climáticos son aquellas personas que se ven obligadas abandonar su entorno debido a la degradación de la tierra, la desertificación y las sequías; los desastres naturales; la competencia por los recursos naturales; accidentes industriales o la subida del nivel del mar, por poner algunos ejemplos.

Recursos naturales y energía

La deforestación y desaparición de ecosistemas, la pérdida de recursos marino-costeros y el agotamiento de recursos naturales son algunos de los impactos del cambio climático sobre el planeta. La quema de combustibles fósiles finitos –durante decenios, las principales fuentes de producción de electricidad­– como el carbón, el petróleo o el gas y su alto contenido en carbono, produce grandes cantidades de gases de efecto invernadero como el C02. La energía representa alrededor del 60% de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y es el factor que contribuye principalmente al cambio climático. Las energías renovables se hacen cada vez más necesarias para reducir su impacto.