Recetas con miel para un mundo mejor

Miel Ayuda en Acción
17-5-2019

Autor : Begoña Rodríguez Pecino - Equipo de comunicación y contenidos de Ayuda en Acción

¿Sabes cuántas flores tiene que visitar una abeja para producir un kilo de miel?, ¿y cuántas especies de plantas se polinizan gracias a estos animales? Y, lo que es más curioso, ¿sabes por qué hablamos de un tema tan dulce?

Despejemos incógnitas: por segundo año consecutivo, el 20 de mayo se celebra el Día Mundial de las Abejas. Estos polinizadores, junto a otros como las mariposas, los colibríes o los murciélagos son especies que viven en la cuerda floja por culpa del ser humano. Su polinización es muy importante para producir muchos cultivos y plantas silvestres, así como para conservar la biodiversidad. En definitiva, la supervivencia de nuestros ecosistemas depende en gran medida de nuestra capacidad para cuidar de estos animales.

Si nos centramos en las abejas, además de contribuir al desarrollo sostenible, también sirven para mejorar los ingresos y la alimentación de muchas familias. En Ayuda en Acción llevamos años comprobando su gran valor para cambiar vidas y ecosistemas alrededor del mundo. Por eso contamos con varios proyectos de cooperación al desarrollo donde la miel cobra especial protagonismo.

Como homenaje a las abejas y su papel para un mundo mejor -y más dulce-, compartimos contigo dos recetas muy especiales con miel, ¡no te olvides de probarlas y contarnos el resultado!

Chbakia

Rajaa es una de nuestras Mujeres en Acción. Para celebrar el Día Mundial de las Abejas, comparte con nosotros esta rica receta de su país, Marruecos, que ya han podido disfrutar sus compañeras durante los talleres de emprendimiento y empoderamiento femenino que estamos desarrollado en Palma de Mallorca.

INGREDIENTES

Para elaborar este dulce necesitaremos 1 kg de harina, 200 gr de sésamo triturado, 200 gr de almendras trituradas, 200 mg de mantequilla fundida, 150 mg de aceite de oliva, 2 cucharadas de anís en polvo, 2 cucharadas de canela, 1 huevo, 1 sobre de levadura, 400 mg de agua de azahar y, por supuesto, miel.

PREPARACIÓN DE LA CHBAKIA

  1. En un bol incorporamos la harina, la levadura, el anís y la canela. Una vez bien mezclado, se va añadiendo la mantequilla y el aceite. Después incorporamos el agua de azahar y el huevo y amasamos esta mezcla con agua tibia hasta que quede una masa homogénea.
  2. Una vez tenemos lista la masa, la estiramos con un rodillo. Con el fin de que no se pegue ni se quiebre la masa, espolvoreamos un poco de harina sobre la superficie donde estemos estirándola. Cuando esté estirada, la cortamos en cuadrados.
  3. Ponemos aceite abundante en una sartén (preferiblemente ha de ser honda o incluso se puede utilizar una olla) y freímos los cuadraditos.
  4. Una vez estén los dulces fritos (y sin esperar a que enfríen), los metemos directamente en un bol en el que previamente hemos llenado de miel y dejamos reposar 3 minutos.
  5. Retiramos el exceso de miel y decoramos con sésamo o almendras trituradas y… ¡listo!

Buñuelos bolivianos con miel de caña

Puedes cocinar este clásico postre del país andino siguiendo los siguientes pasos:

INGREDIENTES

  •  2 tazas harina.
  •  2 cucharadas de levadura fresca.
  •  2 huevos.
  •  1 taza agua.
  •  1 cucharada de azúcar.
  •  ½ cucharadita de sal.
  •  ½ cucharadita de anís.
  •  1 taza de miel de caña.
  •  Aceite para freír.

PREPARACIÓN DE LOS BUÑUELOS BOLIVIANOS

  1. En un bol, mezclar el agua y el azúcar, añadir la levadura y dejar reposar durante 5-7 minutos. Agregar luego los huevos, la harina, la sal y el anís.
  2. Mezclar toda la masa y dejar que doble su tamaño.
  3. Con las manos untadas en aceite, separa trozos de masa y haz pequeñas bolas. Añade a cada bola un agujero en medio para darle forma de aro.
  4. Pon abundante aceite en una olla y, cuando esté caliente, echa los buñuelos. Ayúdate de una cuchara de madera para girar los buñuelos y asegurar que se fríen por ambas caras. Cuando tengan un aspecto dorado apártalos, quita el exceso de aceite, riégalos con miel de caña al gusto y… ¡a disfrutar!

Y por si te quedaste con la curiosidad… Son cuatro los millones de flores que una abeja tiene que visitar para producir un kilo de miel y más de 170.000 las especies de plantas que se polinizan gracias al inestimable esfuerzo de estos insectos. Son todo un ejemplo de trabajo bien hecho, ¿no crees?