Categorías

¿Cómo viven las personas migrantes la Navidad?

18-12-2020 Lectura 2 Minutos
Begoña Rodríguez Pecino
Comunicación y contenidos

De una forma u otra, la COVID-19 ha puesto patas arriba nuestras vidas, planes y sueños. Ahora que se acerca la Navidad, se nos agolpan las ganas: de abrazos, de reencuentros, de viajes… De vivir. Toca, sin embargo, seguir siendo prudentes y confiar en que vendrán tiempos mejores. Hoy queremos hacer un pequeño homenaje a quienes están teniendo una Navidad especialmente dura: las personas migrantes como Vivian, ¡conoce su historia!

Migrantes, Navidad y COVID-19: la historia de Vivian

Dejar tu hogar no es fácil, menos aún en tiempos de crisis e incertidumbre como los que vivimos con la COVID-19. Vivian Velasco es una profesora venezolana de 42 años. Hace dos años, ella y su familia dejaron Venezuela para comenzar una nueva vida en Cúcuta, Colombia.

De la nostalgia…

Hubo un tiempo en que vivían felices en Venezuela. “Estaba muy estable con mi esposo y con mi hija, hacíamos viajes y las Navidades… ¡Teníamos las mejores Navidades!”, recuerda ilusionada. Pero la situación económica, política y social en su país empeoró y tuvieron que emigrar.

Esta será su segunda Navidad lejos de su país, su familia, sus amigos. La COVID-19 hace imposible pensar ahora en reencuentros. Y, si hay un sentimiento que inunda hoy la vida de Vivian y de muchas personas migrantes, es la nostalgia. “Revivo el momento y me hace falta mi casa, mi familia, todo lo que tenía”, reconoce sin poder evitar que asome alguna que otra lágrima.

… a la lucha por una vida digna

Pero esta no es una historia triste. No hay obstáculo, nostalgia ni pandemia que detenga a quienes persiguen su derecho a una vida mejor. Vivian es todo un ejemplo de superación, de esa palabra que la COVID-19 nos ha obligado a poner en práctica: resiliencia.

“He empezado desde cero, pero me han dado muchas oportunidades. Organizaciones como Ayuda en Acción me han dado muchas oportunidades de capacitarme nuevamente. Y siento que vuelvo a ser yo: Vivian Velasco, la profesional, la docente”.

Hace poco, Vivian nos contaba en el blog que había podido retomar en Cúcuta su vida como maestra. Asegura que se siente cómoda y que, pese a las dificultades, está aquí para luchar, para seguir adelante.

Ayuda en Acción y las personas migrantes

En Ayuda en Acción trabajamos cada día para que el camino de personas como Vivian no se detenga. Te invitamos a visitar nuestro blog para conocer nuestros proyectos sobre movilidad humana en todo el mundo. También queremos terminar este reconocimiento a las personas migrantes, desplazadas y refugiadas con estas palabras de Galeano que podrás encontrar en su texto “Los emigrantes, ahora”:

“En inmensas caravanas, marchan los fugitivos de la vida imposible.

Viajan desde el sur hacia el norte y desde el sol naciente hacia el poniente.

Les han robado su lugar en el mundo. Han sido despojados de sus trabajos y sus tierras. Muchos huyen de las guerras, pero muchos más huyen de los salarios exterminados y de los suelos arrasados.

Los náufragos de la globalización peregrinan inventando caminos, queriendo casa, golpeando puertas: las puertas que se abren, mágicamente, al paso del dinero, se cierran en sus narices. Algunos consiguen colarse. Otros son cadáveres que la mar entrega a las orillas prohibidas, o cuerpos sin nombre que yacen bajo tierra en el otro mundo adonde querían llegar”.

Post relacionados

Derechos Humanos

La COVID-19, un obstáculo añadido para las migraciones

Las migraciones constituyen un fenómeno histórico por el que las personas abandonan su hogar para mejorar sus vidas. Cada 18 de diciembre, Día Internacional de las personas migrantes, recordamos que ...

Mujer

Migración femenina en el mundo

Las mujeres son hoy, casi la mitad de la población migrante del mundo según el Banco Mundial, y su número va en aumento. Esta afirmación, que, a simple vista, puede ...

Ayuda Humanitaria

El hambre y la migración forzada: ejemplos dramáticos

El hambre y la migración forzada están más vinculadas de lo que imaginas. La falta de un derecho tan básico como poder comer cada día marca la historia de millones ...