3 cuentos para educar en valores

cuentos para educar en valores
29-9-2016

1. El cazo de Lorenzo

Lorenzo es un niño que carga un cazo, un cazo rojo que le oprime, le deprime y que hace que le cueste más que a los demás niños y niñas conseguir ciertas cosas. Este cazo es la materialización de su diferencia respecto a los demás.

Si “googleas” un poco, leerás que “El cazo de Lorenzo” es un cuento que habla sobre la discapacidad de un niño, pero también sobre la existencia de una discapacidad generalizada en la sociedad para entender y tratar a personas como él.

Educación en valores: ¿qué aprendemos de “El cazo de Lorenzo”?

1. Reflexiona sobre la dificultad de ser diferente. Lorenzo es diferente a los demás niños de su edad, le cuesta mucho más realizar cierto tipo de actividades y se atasca con facilidad. Llega a aislarse de todo y todos por sentirse distinto.

2. La dificultad de entender al diferente. Los que están a su alrededor no se dan cuenta de que también llevan puesto el cazo del: “miedo a lo diferente”. Con unos sencillos dibujos, “El cazo de Lorenzo” explica perfectamente la reacción de la sociedad ante algo que no comprende.

3. A que no hay que luchar ni ir en contra de nuestras diferencias, al contrario, tendríamos que tomarlas como algo intrínseco a nuestra persona, están ahí y debemos sacarle el máximo partido.

4. La impotencia de no poder librarte de algo que no quieres. A todos nos pasa esa pelea constante con uno mismo por no poder eliminar lo que no nos gusta de nosotros, que sabemos que deberíamos mejorar pero que nos cuesta mucho.

5. Lo mejor del libro es, sin duda, la esperanza de que existen personas extraordinarias.
Personas que entienden las necesidades de cada niño (o adulto), interpretando el mensaje a través de sus rabietas, trastadas o gritos.

Son personas dotadas de una mirada muy especial. Con amor, perseverancia, empatía y comunicación nos trasladan las herramientas necesarias para enfrentarnos a nuestros miedos y así poder vivir con normalidad y llegar a ser feliz.

6. La importancia de la autoestima. Sentirnos queridos, que valemos, es algo esencial para realizar cualquier cosa que nos propongamos. La seguridad en sí mismo que va adquiriendo Lorenzo es lo que hace que cambie su realidad. Aceptar sus capacidades – y no su discapacidad- le hace adaptarse y quererse.

2. A qué sabe la luna

Un grupo de animales quiere saber a qué sabe la luna y comienzan a organizarse para, entre todos, llegar a coger un trocito.

Educación en valores: ¿qué aprendemos del cuento “A qué sabe la luna”?

1. Valores como la solidaridad o la cooperación están presentes durante todo el relato. El trabajo en equipo de todos los personajes hace que logren su objetivo, llegar a la luna. Con el intento individual de cada uno de ellos no hubiese sido posible conseguirlo.

2. La perspectiva de las cosas. Nos pasamos la vida queriendo llegar a tener cosas imposibles e inalcanzables, cuando lo que deseamos está más cerca de lo que pensamos. La visión de un problema y, lo más importante, nuestra interacción con él, puede variar sustancialmente dependiendo de la perspectiva con que lo tratemos.

3. El gato con botas

Como ya todos sabéis, “El gato con botas” cuenta la historia de un molinero que reparte su herencia entre sus tres hijos. Al hijo mayor le toca el molino, al segundo el asno y al tercero un gato. Este último no está contento con el reparto de los bienes, cree que sus dos hermanos mayores han salido ganando con el molino y el asno. Pero lo que no sabe es que, ese gato no es un gato cualquiera.

Educación en valores: ¿qué aprendemos del cuento “El gato con botas”?

1. Valores como la valentía, el ingenio y la astucia. El gato con botas demuestra su valentía durante todo el cuento, enfrentándose a situaciones de riesgo, saliendo siempre airoso por su gran ingenio. Nuestro peculiar gato no actúa para conseguir un resultado en el momento, al contrario, se marca objetivos a largo plazo.

Por ejemplo, cuando logra cazar una perdiz o conejo no es para saciar de inmediato el hambre de su dueño, sino que se lo ofrece al rey, consiguiendo así ganarse su confianza y obtener en el futuro mejores beneficios.

2. La creatividad. La creatividad implica interpretar la realidad de una manera especial, no como situaciones para obtener una utilidad inmediata, sino como amplias fuentes de posibilidades. Con un poco de imaginación, una situación puede convertirse en otra totalmente distinta.

3. Confianza, actitud activa, paciencia y fuerza de voluntad. “El gato con botas” nos enseña que con una actitud activa -sin desesperar ante los obstáculos- se pueden ir consiguiendo pequeños éxitos hasta llegar a lo más alto.