3 libros para educar en valores

libros educar en valores
3-11-2016

Libros para educar en valores: Blanca y Viernes

Es verano. Hace sol. Mucho calor y humedad. Nos trasladamos a la casa de Blanca, una niña que pasa las vacaciones con sus padres en su casa de la costa. En uno más de sus veranos, dos acontecimientos cambiarán su vida: la lectura de Robinson Crusoe, con quien se siente identificada por su inmensa soledad, y la llegada de Viernes, un niño inmigrante que vive escondido en su jardín. A pesar de no hablar el mismo idioma, Blanca y Viernes superarán las barreras lingüísticas y trazarán una gran amistad; ella le ayudará desde el primer instante e intentará que nadie le descubra. Su misión será apoyar a este niño en todo momento (incluso cuando la situación se complica) y superar las barreras que encuentre a pesar de tener solo buenas intenciones.

¿Qué aprendemos con Blanca y Viernes

• La generosidad, el altruismo y la cooperación por encima de todo. Dar sin esperar nada a cambio. La protagonista aprende que, al ayudar, también se ayuda a sí misma. Ya no se volverá a sentir tan sola como antes y descubre que, al apoyar a los demás, compartes un espacio de tu vida, lo que hace que te sientas recompensado.
• La importancia de la amistad y de la comunicación. A través de una pequeña niña descubrimos cómo dos personas se saltan todas las barreras que existen, trazan puentes entre ellos aunque haya diferencias y consiguen comunicarse y alcanzar sus propósitos.
• La perseverancia y superación de las dificultades. Aunque existan diferencias y problemas, las ganas de entenderse, de ayudarse y de salir adelante terminan triunfando.
• La igualdad. Con este entrañable libro vemos a través de los ojos de la protagonista una realidad que viven muchas personas y nos hace plantearnos el sentido de la equidad.

libros educacion valores ayuda en accion

Libros para educar en valores: El árbol de los pájaros sin vuelo

En esta ocasión, la historia nos sitúa en una casa de campo. Inés, de 12 años, descubre a un chico robando fresas en su huerto, pero no podrá sospechar que acabará haciéndose su amiga. El muchacho, que está pasando serias dificultades en la vida, decide regalarle un pájaro a Inés, en torno al que acontecen distintas aventuras. Hasta que el pájaro resulta herido, lo que dará un giro a la situación de los niños. 

¿Qué aprendemos con El Árbol de los pájaros sin vuelo?

• La amistad por encima de las dificultades vuelve a estar presente en esta historia. A pesar de las diferencias, las personas pueden entenderse y verse como iguales.
• La solidaridad y cooperación. Inés ayuda de forma desinteresada, teniendo como única recompensa la compañía y amistad del muchacho. En el mundo hay personas maravillosas como Inés cuyo único objetivo es ayudar a los demás.
Fuerza de voluntad y superación. Aunque haya problemas de fondo, los protagonistas logran superarse y contribuyen a solucionar las dificultades en vez de poner el foco en ellas.

libros educar

Libros para educar en valores: Óyeme con los ojos

Óyeme con los ojos nos introduce en la vida de Horacio, un niño sordo que vive en Bogotá. A lo largo de la historia, Horacio conocerá a Beatriz, una mujer que al inicio muestra su intransigencia, pero que más tarde, dadas las circunstancias y el revés que recibe en la vida, terminará cambiando su situación y parecer: comenzará a darse cuenta que hay que aceptar a los demás como tal y como son.

¿Qué aprendemos con Óyeme con los ojos?

Fuerza de voluntad y la perspectiva de las cosas. Aunque haya situaciones o circunstancias que puedan parecer adversas, siempre se puede ver con perspectiva el otro lado. La visión que tenemos de un problema y cómo nos enfrentemos a él es significativo a la hora de resolverlo o encajarlo.
• La importancia de la autoestima: este libro nos enseña que debemos aceptarnos tal y como somos y saber valorar a los demás y a uno mismo.
Comprensión y empatía. La historia nos lleva a reflexionar sobre las dificultades que supone ser diferente, pero las personas debemos aceptar las diferencias, tanto las propias como las de los demás. Con la figura de Beatriz, que aprenderá a aceptarlo, se plasma la importancia de tomar conciencia de que, a pesar de las desigualdades, las similitudes y semejanzas como personas están por encima de todo.