Categorías

El papel de una ONG en la educación infantil

02-11-2018 Lectura 4 Minutos
Ayuda en Acción
Equipo de comunicación y contenidos

La educación es un derecho fundamental y así se recoge en la Declaración Universal de Derechos del Niño, que establece, además, que será gratuita y elemental en las etapas básicas. ¿Por qué? La educación infantil no solo favorece la cultura, es también un instrumento fundamental para el desarrollo de las capacidades y el juicio individual, de modo que cada niño sin acceso a la educación es un adulto al que han arrancado parte de su esencia, una persona con capacidades limitadas y escasas herramientas para luchar por una vida mejor. Así que, el trabajo de una ONG en la educación infantil tiene un doble objetivo: mejorar la vida de la infancia, y la vida de los adultos que serán el día de mañana.

El reto no es sencillo. En los países más pobres el trabajo de una ONG en la educación infantil se encuentra, de entrada, con una enorme falta de recursos y espacios habilitados para la enseñanza. Y en los peores casos, con un problema aún mayor: la enorme dificultad de que el alumnado pueda asistir a la escuela. En muchos países, son los niños y niñas quienes se encargan de ir a por agua o cuidar el ganado, y a menudo trabajan como mano de obra barata desde muy pequeños. De modo que, para las familias en ese contexto, que sus hijos vayan a la escuela no es una prioridad, o no están concienciados sobre la importancia que tiene para su futuro. Y el trabajo de una ONG en la educación infantil de los países más desfavorecidos empieza por convencerles de lo contrario. El Objetivo de Desarrollo 4, adoptado por la comunidad internacional, señala a la educación como el catalizador necesario para un desarrollo sostenible.

La situación en Ilamatepec (El Salvador)

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, hay más de 168 millones de menores víctimas de explotación infantil. Muchos de esos niños empiezan a trabajar en la primera infancia, es decir, antes de llegar a cumplir los ocho años. La mayor parte en África, Asía Pacífico y América Latina. Es también en estas zonas donde se concentra la mayor parte del trabajo de una ONG como la nuestra en educación infantil.

Uno de los países en los que se concentran nuestros esfuerzos es El Salvador. Allí, en el área de desarrollo territorial Ilamatepec, donde trabajamos, solo el 44 % de la infancia entre cero y seis años tiene acceso a la educación infantil. Y de los 15 centros escolares que hay en la zona, solo nueve proporcionan educación a la primera infancia.

Además, debido a las condiciones de pobreza del país, son pocos los niños y niñas que van diariamente a la escuela. Y estos centros carecen del mobiliario y los equipos adecuados para atender a niños de esta edad. La Declaración Universal de los Derechos del Niño señala, además, algo que a menudo se pasa completamente por alto en estos entornos: el papel fundamental del juego en la educación: “el niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deben estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación”, afirma.

Pero en Ilamatepec, al igual que en otras zonas en desarrollo, el profesorado carece también de los medios, el tiempo o la formación para ello. No se aplican metodologías lúdicas o innovadoras y faltan métodos pedagógicos que ayuden a la infancia a ir más allá de saber leer o escribir: desarrollar competencias socioemocionales, construcción de identidad, desarrollo de la autonomía, o conocimiento del cuerpo quedan apartados. Y limitan, así, el adecuado desarrollo de las capacidades de los menores.

El trabajo de nuestra ONG en la educación infantil de la zona

Ante esta situación, desde Ayuda en Acción hemos puesto en marcha el programa de primera infancia en las comunidades La Presa, El Carmen y Sitio Viejo. Nuestro principal objetivo es garantizar el desarrollo integral de la infancia de comunidades que no tienen acceso a una educación adecuada en esa etapa.

Este programa cuenta con 3 componentes principales e interrelacionados entre sí:

1) Estimulación oportuna: se trata de prestar atención a la infancia de cero a tres años y poner en marcha un proceso de estimulación para el desarrollo de habilidades cognitivas, de lenguaje, físicas, motoras y socioafectivas por medio de juegos lúdicos.

2) Núcleos de desarrollo infantil, un proceso que busca mejorar y reforzar los aprendizajes adquiridos en la etapa de estimulación.

3) Círculos de familia: en este caso, el objetivo principal es sensibilizar a las madres y padres por medio del diálogo y la reflexión, así como facilitar que puedan educar a sus hijos e hijas de manera positiva, sin que se vulneren sus derechos.

Tal y como señala la Declaración Universal de los Derechos del Niño, todos debemos promover que niños y niñas puedan acceder a la educación. Es un deber de las autoridades públicas, pero también de la sociedad. El trabajo que nuestra ONG hace en la educación infantil de El Salvador y otras zonas del mundo no sería posible sin tu ayuda. ¡Anímate a colaborar, hay muchas formas de hacerlo!

Post relacionados

18 pasos para conseguir una educación transformadora

<em>"Me gustaría centrarme en las palabras, pues tienen efectos materiales, nos despistan, nos alteran, tenemos que recuperar el verdadero significado. Mi nombre es “maestro” y mi apellido es “profesor de ...

Construir la Paz desde la Educación, 10 años de trabajo en Quibdó (Colombia)

Ayuda en Acción y Fundación Pies Descalzos han trabajado conjuntamente durante 10 años, generando una alianza que deja huella en Quibdó, Chocó, Colombia. Los logros conseguidos están enmarcados en tres ...

Ser docente en el Perú rural

Hoy queremos compartir con vosotros este artículo publicado por nuestros compañeros de Ayuda en Acción Perú: Qué duda cabe que ser maestro es una vocación de servicio, cuyo desempeño cala en ...