Día del Niño: historias reales

dia del niño
20-11-2017

Autor : Blanca Arnaiz - Comunicación y contenidos Ayuda en Acción

Hoy celebramos el Día del Niño. Debería ser una fecha especial para los niños y niñas que hay en el mundo, pero 570 millones no podrán celebrarlo. Viven en situación de pobreza extrema, privados de algunos de los derechos básicos de la infancia, esperando que algún día les llegue su oportunidad.

Día del Niño: Fátima y el derecho al agua potable

Para llegar al río más cercano que baña la aldea de Milamba hay que andar varios kilómetros. Fátima se conoce muy bien el recorrido porque lo hace cada día. Camina sola hasta llegar a esta fuente de aguas turbias, donde se afana por llenar su bidón por el temor a que pueda aparecer algún cocodrilo, que ya se ha cobrado alguna víctima entre los niños de su comunidad. Pero se tiene que arriesgar, porque no hay más agua y ella es la encargada de llevar los 25 litros que caben en su bidón a su familia. Hoy además ha tenido suerte porque no ha tenido que sacar el cadáver de ningún mono o ninguna cobra antes de meterse en el agua para llenar su tanque.

En Mozambique más del 60% de la población carece de acceso a agua potable y saneamiento y recogen el agua de ríos y pozos insalubres que les provocan graves enfermedades. Fátima solo tiene 14 años y hace 3 que dejó la escuela porque tiene que ayudar a su madre con las tareas de la casa y con el cuidado de sus 4 hermanos. Hace ya tiempo que aprendió a mantener todo ese peso sobre su cabeza en un perfecto equilibrio para caminar kilómetros sin quejarse, porque Fátima, a pesar de que hoy sea el Día del Niño, no sabe que tiene derecho a consumir agua potable.

dia del niño

 

Día del Niño: Cliver y el derecho a la alimentación

Cliver tiene 5 años y vive en una pequeña población de Bolivia. Padece desnutrición debido a la escasez de alimentos que consume. Lo único que come diariamente son patatas, arroz y maíz. La mala alimentación repercute en su salud, por eso enferma a menudo. La desnutrición está provocando graves consecuencias en su desarrollo, entre otros efectos, le impide desarrollar plenamente sus capacidades a la hora de adquirir conocimientos, lo que limitará aún más a Cliver las posibilidades de contar con nuevas oportunidades que le permitan salir del círculo de la pobreza. 

En el Día del Niño recordamos que 19.000 niños mueren al día por causas evitables, y 1 de cada 3 muere por hambre. Pero Cliver aún está a tiempo de crecer fuerte y sano, de disfrutar de una vida llena de oportunidades. Cliver tiene derecho a recibir una alimentación adecuada que garantice su pleno desarrollo y le permita disfrutar de su infancia y de un futuro mejor.

dia del niño

 

Día del Niño: Phulsani y la trata de menores

Phulsani vive en Nepal. Tenía 11 años cuando la vendieron. Un día un hombre de su aldea les dijo a sus padres que si se iba con él, le podría dar un trabajo. Ese hombre la entregó a un burdel de la India. Como era demasiado pequeña la obligaron a ponerse ropa larga para no parecer tan niña. Le obligaban a acostarse con tres clientes al día y si se negaba la maltrataban. Phulsani fue rescatada del burdel y llevada a una casa de acogida. Ella nunca olvidará el horror que vivió pero el apoyo psicológico y la oportunidad de aprender un oficio le han devuelto la ilusión por vivir. Ahora lleva dos años trabajando y gana 57 euros al mes. Phulsani está a salvo, pero todavía hay muchas niñas que como ella esperan ser rescatadas

 

Día del Niño: Anaís y el derecho a la educación

Anaís es de origen muy humilde, vive en una región recóndita de Perú en una casa sin electricidad ni agua. Sus padres se afanan cada día para conseguir dar de comer a sus tres hijos y proporcionarles una educación que les ayude a salir del círculo de la pobreza en el que viven. Por eso, cada día ella y su hermano caminan más de una hora para llegar a la escuela atravesando caminos pedregosos, cruzando riachuelos y también puentes colgantes en mal estado. Hasta que el pasado mes de marzo el agua se lo llevó todo. Anaís y su familia perdieron lo poco que tenían en las graves inundaciones que sufrió el norte del país. Ahora es una más de los 75 millones de niños y niñas que han tenido que interrumpir su educación a causa de las crisis o emergencias. Los desastres naturales no solo interrumpen las vidas de los niños y sus asistencia a la escuela, también pueden acabar con sus esperanzas de recibir una educación.

Para los niños y las niñas la pobreza supone privación de los derechos de la infancia más básicos que afectan múltiples aspectos de sus vidas, incluyendo sus posibilidades de asistir a la escuela, de nutrirse bien y de acceder a atención sanitaria, agua potable y saneamiento.

Con ocasión del Día del Niño recordamos que con inversiones adecuadas y oportunas podemos reducir hoy las desigualdades que limitan las oportunidades y los derechos de la infancia, para que lleven vidas más productivas como adultos y puedan ofrecer más oportunidades a sus propios hijos.

apadrina un niño