Migrar en Colombia: la paz que no llega

Colombia migración
17-6-2019

Autor : Begoña Rodríguez Pecino - Equipo de comunicación y contenidos de Ayuda en Acción

Hace más de dos años que la firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno colombiano y la principal guerrilla del país, las FARC, puso fin a 52 años de un conflicto cuya violencia provocó la huida de 8 millones de personas. Muchas de ellas aún no han podido volver a casa y Colombia sigue siendo hoy el segundo país del mundo con más desplazados forzosos, solo superado por Siria.

A pesar de que el conflicto bélico esté relativamente cerrado, aún existen otros muchos frentes abiertos en Colombia que impiden a una parte de la población vivir dignamente. Varios grupos ilegales armados siguen activos y determinados aspectos del acuerdo de paz no terminan de avanzarse, como el relativo a la compensación y restitución de tierras para las personas desplazadas. Por otro lado, los desastres naturales asociados al cambio climático han seguido expulsado a muchas familias de sus hogares. Además, tampoco hay que olvidar los altos niveles de pobreza y desigualdad que afectan sobre todo a mujeres, niños y niñas. En total, se estima que hoy existen unos 8 millones de desplazados internos en el país.

Desde hace más de una década, mucho antes del acuerdo de paz, Ayuda en Acción ha estado vinculada al desarrollo de Colombia. A través de varios proyectos a largo plazo, ayudamos a quienes han sufrido el conflicto y ahora se esfuerzan por pasar página y construir un futuro lleno de oportunidades. Solo en 2017, acompañamos en este camino a más de 15.700 personas en situación de pobreza y vulnerabilidad.

El Salado, un pueblo que mira al futuro

En El Salado tuvo lugar una de las peores masacres del conflicto colombiano, que obligó a toda la población a huir de sus casas. Años después, volvieron al pueblo para reconstruirlo y vivir en paz. Desde 2013 trabajamos en El Salado para fortalecer el proceso de paz y mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, con especial énfasis en la infancia, los jóvenes y las mujeres.

Recuperación de tierras en María La Baja

La restitución de las tierras es una de las tareas pendientes derivadas del acuerdo de paz en Colombia. María La Baja, al norte del país, representa esa lucha campesina por recuperar el suelo que un día les fue arrebatado. Junto con la Corporación Desarrollo Solidario (CDS), ayudamos al campesinado a recuperar sus tierras y defender sus derechos. Para ello, estamos implementando una propuesta de desarrollo rural y agrario sostenible basada en la economía campesina, el fortalecimiento de la sociedad civil y el diálogo con todos los actores y las autoridades locales.

Oportunidades en “la tierra del agua”

Durante el conflicto armado, La Mojana, también conocida como “la tierra del agua” por la fertilidad de su suelo, fue un corredor por el que circulaban grupos insurgentes de todo tipo. El saqueo de guerrilla, paramilitares, narcotraficantes o delincuentes comunes dejó una profunda huella en la región, donde se calcula que hubo unas 80.000 víctimas. En colaboración con Corporación ECOSS, apoyamos a la población, sobre todo a los jóvenes, para que dejen atrás las graves secuelas del conflicto, el desplazamiento, el narcotráfico y el abandono institucional.

Conoce más historias sobre nuestro trabajo en movilidad humana visitando la página Ayuda en Acción: Operación Salida.

¡Emergencia! Hay 70 millones de personas desplazadas de forma forzosa en el mundo a causa de sequías, desastres, hambre...