La ablación, una violación de los derechos de las niñas

ablacion
6-2-2018

Autor : Alberto Casado, responsable de campañas de Ayuda en Acción

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la mutilación genital femenina como todos aquellos procedimientos que, intencionadamente y por motivos no médicos, alteran o lesionan los órganos genitales femeninos. A veces se la conoce por ablación, aunque sería más preciso decir “ablación del clítoris”; esto es, la mutilación o extirpación total o parcial de dicho órgano, pero esta es sólo una de las prácticas lesivas que se engloban en la denominada mutilación genital femenina, en donde, además de la ablación del clítoris se encuadran la extirpación de los labios mayores o menores de la vulva, el estrechamiento de la abertura vaginal, mediante el corte y recolocación de los labios menores o mayores de la vulva, o como mencionaba anteriormente, cualquiera de los procedimientos que, intencionadamente y por motivos no médicos, alteran o lesionan los órganos genitales femeninos. Esta práctica que, según datos de la OMS, han sufrido más de 200 millones de mujeres y niñas, supone una forma de violencia contra mujeres y niñas que sigue siendo una realidad en muchos países del mundo.

Súmate para que ninguna mujer sea invisible

Las consecuencias de la ablación

La realidad es que todas estas prácticas no solo no aportan beneficios para la salud de mujeres y niñas, sino que suponen un riesgo para su salud. Hablamos de una lista larga de posibles complicaciones, desde hemorragias más o menos graves, problemas e infecciones urinarias y vaginales, problemas menstruales y sexuales, como coitos dolorosos o menor satisfacción sexual, hasta mayores complicaciones en el parto e incluso la muerte del recién nacido, además de diversos trastornos psicológicos como depresión, disminución de la autoestima, estrés postraumático o ansiedad. En última instancia y por diversas complicaciones médicas puede originar la muerte de las niñas y mujeres a las que se les practica.  

¿Por qué se lleva a cabo la ablación o la mutilación genital femenina?

Las razones son distintas dependiendo de la región del mundo en donde se practica, pero podemos hablar siempre de un combinado de factores socioculturales muy arraigados. Existe la creencia de que la mutilación genital femenina se lleva a cabo por motivos religiosos, pero ningún texto religioso la prescribe. Sin embargo, muchas de las personas que la llevan a cabo lo hacen con un supuesto respaldo religioso y amparándose en preceptos o prácticas religiosas que, en realidad, no existen. Entre los propios líderes religiosos están los que las apoyan, los que no se pronuncian por no considerarlas dentro de su ámbito de actuación y, otros, cada vez más, que se oponen precisamente para separar lo religioso de lo que es una violación de derechos de las niñas. Lo que la mutilación genital femenina o ablación supone siempre es una práctica de control de las mujeres y niñas por parte de la comunidad; la necesidad de aceptación y el temor al rechazo social, mayores posibilidades de encontrar marido, la promoción de un modelo femenino de recato y de reducción de la libido por miedo, entre otras causas, al dolor durante el coito.

Cuándo y dónde se llevan a cabo la mayoría de las mutilaciones genitales femeninas

Las niñas sufren estas prácticas entre su periodo de lactancia y los 15 años, y las regiones en donde más se practican son la región occidental y del Sahel en África, Oriente Medio y Asia. Siendo Egipto, Sudán, Eritrea, Yibuti, Etiopía o Somalia donde se encuentran las mayores tasas. Igualmente, en países de acogida en donde se asientan poblaciones migrantes en donde se practica la mutilación genital femenina, también se extiende este riesgo. En España, se han detectado casos y desde hace años se han puesto medidas para evitar y erradicar esta práctica. Desde 2003 la ablación se considera un delito de lesiones tipificado en el Código Penal.  

Ayuda en Acción y nuestra lucha contra la ablación

La sensibilización en las comunidades

En Ayuda en Acción trabajamos para erradicar la mutilación genital en distintos programas, pero la base de nuestra labor se centra en la educación de las niñas y la sensibilización de los líderes comunitarios y religiosos. Igualmente, el trabajo con las personas que practican la mutilación genital femenina, generalmente parteras, y las campañas de sensibilización sobre las madres y abuelas son clave para nuestros resultados.  

ablacionEn Kenia, por ejemplo, trabajamos junto a la organización Kirira, que mediante sus campañas de sensibilización en las comunidades en donde desarrolla su labor, han conseguido reducir en un 60% los casos de mutilación genital femenina en la zona.

Nuestro ámbito de actuación se desarrolla al este del país, en Tharaka, cerca de la frontera somalí, donde estamos presentes en 74 escuelas. Es en estos centros educativos en donde se forman “clubes anti-ablación”. Aquí se trata de crear espacios de confianza entre las niñas y jóvenes para que puedan hablar de las cosas que les preocupan y, donde tutores y personal socio sanitario les explican los riesgos de la mutilación genital femenina. Estos espacios han demostrado ser un enorme apoyo a la hora de que muchas niñas y jóvenes puedan reforzar su posición frente a los adultos y la comunidad a la hora de oponerse a la mutilación genital femenina.   

La educación y la formación para la autonomía económica

El trabajo con las jóvenes y mujeres para que alcancen la autonomía económica y que no tengan que depender, o depender en menor medida, del matrimonio, es otra de las vías que se utiliza para erradicar esta práctica, ya que, como hemos comentado anteriormente, las mujeres o niñas que han sufrido la mutilación genital femenina pueden tener más opciones para el matrimonio y el llevarlo a cabo supone para las familias una presión importante para casar a las hijas. El trabajo con comunidades y familias para lograr que las niñas y jóvenes terminen al menos la secundaria y que no contraigan matrimonio antes de su finalización es otro de los retos que afrontamos a la hora de luchar contra estas prácticas. La formación en diferentes capacidades que les permita alcanzar algún nivel de ingreso es también un elemento poderoso a la hora de que una joven pueda oponerse a esta práctica en su comunidad.

La protección de las niñas y el trabajo con las autoridades

También tenemos una casa de acogida para niñas que han huido de sus hogares para evitar esta práctica, o para aquellas que han sido víctimas de la misma pero escapan de la violencia y los abusos sexuales.

La presión sobre las autoridades y el trabajo en estrecha colaboración con ellas son cruciales para que se establezcan mecanismos para su total erradicación. Hay países en donde la ablación no es legal, pero es complicado que estas leyes se apliquen en la totalidad del territorio, especialmente en el ámbito rural más remoto en donde la actuación del Estado no siempre llega.    

Apoyar la lucha contra la mutilación genital femenina o ablación es luchar contra una violación de los derechos de las mujeres y niñas. Tú también puedes ayudarlas.

 

¿sabes qué tipo de donación va contigo?