Violencia de género: el peligro de ser mujer

violencia de genero
2-8-2017

Autor : Carmen Vicente: Equipo de comunicación y contenidos.

  • Una de cada tres mujeres ha sido objeto de violencia física o sexual
  • Cada 18 segundos una mujer es maltratada
  • El 49% de las víctimas de trata de personas son mujeres

Disfraces de princesas para las niñas y de superhéroes para los niños, camisetas con mensajes “guapa como mamá” para las chicas e “inteligente como papá” para los chicos, expresiones como “llorar como una niña” o “pegar como una niña”. Desde pequeñas nos han educado para ser delicadas y dulces porque las niñas buenas no dan voces, para ser salvadas y protegidas por un hombre porque las niñas buenas no pelean, para aceptar los cumplidos que te hagan los desconocidos por la calle porque las niñas buenas son educadas y responden con una sonrisa, a aceptar que en el fondo es culpa nuestra si nos pasa algo porque decidimos ir en minifalda o volver solas a casa. ¡Cómo se nos ocurre vestirnos con poca ropa en verano para no pasar calor!

Las cifras asustan. Según el Informe de Desarrollo Humano de 2015, una de cada tres mujeres ha sido objeto de violencia física o sexual; las mujeres ganan un 24% menos que los hombres; 15 millones de niñas son casadas anualmente en contra de su voluntad antes de cumplir los 18 años; únicamente el 2% de las tierras en el mundo pertenecen a mujeres; solo el 22% de los cargos directivos a nivel mundial están ocupados por mujeres; los hombres dedican entre un 30% y un 12%  más de tiempo a la vida social y al ocio que las mujeres; cerca del 60% de los países carece de una legislación que garantice la igualdad de oportunidades laborales para hombres y mujeres… y aún hay más. Los datos recogidos en 2016 demuestran que 7 de cada 10 personas en situación de pobreza del mundo son mujeres; cada 18 segundos una mujer es maltratada en algún punto del planeta (el agresor es en el 70% de los casos su pareja o expareja), el 49% de las víctimas de  trata de personas son mujeres frente al 18% de hombres.

Las diferencias entre países son muy grandes. No es lo mismo ser mujer en un país como España que serlo en Bolivia, India o Mozambique, pero en todos ellos las mujeres se han enfrentado a más problemas que los hombres por el simple hecho de haber nacido mujer: unas habrán sido atacadas, otras no habrán podido heredar las tierras de su familia, otras habrán sido despedidas al quedarse embarazadas, otras habrán sido obligadas a casarse con su violador para evitar la deshonra, otras habrán sido sometidas a la mutilación genital femenina porque así “controlan su sexualidad”…

Ayuda en Acción y su trabajo contra la violencia de género

Ayuda en Acción trabaja para defender los derechos de todas las mujeres en las comunidades en las que está presente. Pero los problemas de género no van a desaparecer de la noche a la mañanaEs necesario educar a hombres y mujeres, niños y niñas, para que sepan qué es el machismo, para que sepan cuáles son sus derechos. Es la única forma de lograr la equidad y el empoderamiento de las mujeres.

Desde 2014, Ayuda en Acción trabaja en Villa Vaca de Guzmán, en Bolivia, en donde 7 de cada 10 mujeres son víctimas de algún tipo de violencia, apoyando el funcionamiento de un Albergue Transitorio. Aquí no solo se encargan de alimentar, alojar y proteger a las mujeres que huyen de la violencia, sino también de ofrecerles ayuda legal y psicológica además de capacitaciones para favorecer su inserción laboral y social y su independencia económica.

Norma Ríos es una de las 170 mujeres que en 2016 se han beneficiado de este albergue. Con 33 años se separó de su marido para alejarse de la violencia machista. “Me casé con 19 años. Tengo dos hijos, una niña de 12 y un chico de 8. Mi matrimonio se convirtió en un infierno casi desde el principio. Me trataba mal casi por cualquier cosa”, cuenta.  “Los días que estaba fuera para mí eran un alivio inmenso, pero cuando regresaba se emborrachaba. Llegaba a la casa a altas horas y  me mostraba sus celos. Era habitual que terminara agrediéndome incluso físicamente y que lo hiciera en presencia de mis hijos. No le importaba ni eso. Al principio me aguanté. Tenía miedo de denunciar y diría que aguanté mucho tiempo, así como otras mujeres que conozco que no se animan a denunciar por ese miedo que hay. Hasta una vez casi terminó con mi vida. Me golpeó tanto que tuve que permanecer mucho tiempo en el hospital de Sucre en cuidados intensivos. Aquello fue decisivo. Decidí que ni mis hijos ni yo nos merecíamos eso”.

Puedes descargar nuestros materiales introduciendo tu email.

 

Aunque esta sea la historia de Norma, son muchas las mujeres que viven situaciones similares cada día. El apoyo resulta fundamental para lograr salir adelante. “Ahora estoy recibiendo apoyo y protección junto a mis dos hijos, y también he mejorado mis conocimientos para tener la posibilidad de encontrar un empleo mejor. Estoy feliz porque desde hace dos meses me han contratado como la cocinera de este albergue. Estoy bien y mis hijos van a la escuela”, explica Norma.

Ayuda en Acción también trabaja en otros municipios del país en colaboración con la Fundación Pasos para lograr el empoderamiento de las mujeres. A través de distintos talleres de capacitación y de  educación, las mujeres de los municipios de Alcalá, El Villar y Sopachuy han podido ver cambios reales en sus comunidades: se encarcela a los hombres que pegan a las mujeres, se han hecho marchas contra la violencia, han creado pequeños negocios como el de la producción de miel, ha aumentado hasta el 73% el porcentaje de mujeres que son concejalas…

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, el 11 de octubre se celebra el Día Internacional de la Niña, el 25 de noviembre se celebra el Día contra la Violencia de género… días que recuerdan lucha necesaria durante los 365 días del año.