Estas son las amenazas para la salud mundial en 2019

Amenazas salud mundial 2019
14-3-2019

Autor : Begoña Rodríguez - Equipo de comunicación y contenidos de Ayuda en Acción

El próximo 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud y, aunque existen algunos motivos para la alegrarse, lo cierto es que aún queda un largo camino por recorrer para garantizar el derecho a la salud y el bienestar de todas las personas, en todas las edades y en todos los rincones del mundo. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha comenzado su nuevo plan estratégico quincenal para detectar las principales amenazas a las que se enfrenta la salud mundial y buscar soluciones a las mismas. Estos son los principales retos de salud que nos esperan en 2019:

1. Contaminación

La contaminación atmosférica se ha convertido según la OMS en el mayor riesgo para la salud mundial. Un par de cifras demuestran que no es para menos: nueve de cada diez personas respiran a diario aire contaminado y más de 7 millones mueren cada año por enfermedades prematuras relacionadas con este problema. Detrás de los altos niveles de contaminación se encuentran culpables como la quema de combustibles fósiles, que a su vez tiene un fuerte impacto en el cambio climático.

2. Enfermedades no transmisibles

La Agenda 2030 reconoce que las enfermedades no transmisibles (ENT) como el cáncer o la diabetes son un importante obstáculo para el desarrollo sostenible, pues están detrás de más del 70% de las muertes en el mundo. El aumento de estas enfermedades se debe principalmente al consumo de tabaco, la inactividad física, el consumo nocivo de alcohol, las dietas poco saludables y la contaminación del aire.

3. Pandemia mundial de gripe

No sabemos cuándo se producirá ni cuál será su gravedad, pero los expertos indican que volveremos a tener otra pandemia de gripe. Aunque la OMS esté vigilante, es imprescindible que toda la población pueda acceder por igual a las pruebas diagnósticas, las vacunas y los tratamientos, algo que aún cuesta garantizar sobre todo en los países con menos ingresos.

4. Entornos frágiles y vulnerables

Las crisis prolongadas provocadas por el hambre, las guerras, la sequía o las migraciones, sumadas a la debilidad de los centros sanitarios, están dejando a millones de personas sin acceso a la salud más básica. Estamos hablando de 1.600 millones de personas afectadas, una cifra que quiere combatirse mediante los Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde se busca convertir la cobertura universal de salud en una realidad.

5. Resistencia a los antibióticos

El mal uso de los antibióticos que hacemos con personas y animales, sumado a los problemas para prevenir y controlar las infecciones en el mundo, están provocando que cada vez seamos más resistentes a determinados medicamentos. Como consecuencia, el éxito de tratamiento para enfermedades infecciosas tan comunes como la neumonía está en serio peligro.

6. Patógenos como el Ébola

La República Democrática del Congo ha sufrido en 2018 dos brotes de Ébola. El segundo de ellos sigue activo y ha causado ya más de 500 muertes. Ante patógenos que causan enfermedades como el ébola, el Zika o el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) no existe cura ni vacuna eficaz, por lo que aislar a los enfermos y tratar los síntomas cuanto antes resulta imprescindible para evitar epidemias.

7. Falta de atención primaria de salud

La atención primaria de salud suele ser nuestro primer punto de contacto con el sistema sanitario y puede resolver la mayor parte de nuestras necesidades de salud a lo largo de toda la vida. Sin embargo, en el mundo aún existen muchos lugares, sobre todo países en vías de desarrollo, que no cuentan con establecimientos suficientes para este fin.

8. La “moda” de no vacunarse

Aunque las vacunaciones evitan entre 2 y 3 millones de muertes al año, aún existe un porcentaje elevado de población que decide no vacunarse. Así, los casos de sarampión, por ejemplo, han aumentado un 30% a nivel mundial. Las razones para este rechazo son complejas y los asesores de la OMS han identificado la autocomplacencia, la falta de acceso y la falta de confianza entre los motivos relacionados con este descenso en la vacunación.

9. El dengue

Esta enfermedad transmitida por mosquitos provoca síntomas parecidos a los de la gripe y puede llegar a ser letal en un 20% de los casos. Cada año contraen dengue unos 390 millones de personas en el mundo y la cifra sigue aumentando debido, entre otras razones, al cambio climático. Así, países como Bangladesh y la India, donde la mayor parte de casos se registran durante las estaciones lluviosas, están viendo aumentar el número de afectados debido a que los periodos de precipitaciones se están alargando. Por si fuera poco, la enfermedad se está extendiendo a países menos tropicales y más templados, como Nepal, donde hasta ahora no estaba presente.

 10. VIH

Aunque cada vez más personas toman medidas preventivas, se hacen la prueba del VIH y acceden a tratamiento, la epidemia sigue propagándose y provoca casi un millón de muertes al año. Un grupo cada vez más afectado son las adolescentes y mujeres jóvenes de África subsahariana, quienes representan una de cada cuatro infecciones por VIH en la región.

Desde Ayuda en Acción trabajamos para garantizar el derecho a la salud, recogido en el Objetivo 3 de Desarrollo Sostenible. Y lo hacemos proporcionando educación sobre higiene, nutrición y salud sexual y reproductiva para contribuir a que ninguna persona se quede atrás en su derecho a una vida sana. Tú también puedes ayudarnos a conseguirlo, descubre cómo.