Categorías

Cinco ideas para practicar deporte sostenible

11-10-2021 Lectura 3 Minutos
Begoña Rodríguez Pecino
Comunicación y contenidos

¿Sabías que también podemos frenar la crisis climática a través del deporte? Descubre en qué consiste el deporte sostenible, por qué es importante y cómo puedes empezar a practicarlo hoy mismo. Son ideas sencillas, pero no por ello menos necesarias para reducir nuestra huella sobre el planeta, ¿te animas a practicarlas?

Deporte sostenible: un aliado frente a la crisis climática

El deporte no solo presenta muchos beneficios para nuestra salud. También es una herramienta fundamental para fomentar el desarrollo sostenible. En Ayuda en Acción lo sabemos de primera mano:

  • Nos ayuda a marcar goles por la igualdad en México.

  • En Mozambique, las pedaladas de mujeres como Ucatissa son ahora símbolo de su autonomía económica.

  • Nos permite garantizar el derecho al juego para niños y niñas como Jesslyn, que viven en zonas rurales aisladas de El Salvador.

Cuando hablamos de deporte sostenible, nos referimos a la práctica deportiva que permite frenar uno de los principales desafíos de nuestra sociedad actual: el cambio climático. Así, por ejemplo, cuando nos movemos en bicicleta en lugar del coche, estamos contribuyendo a reducir la contaminación, descongestionar las carreteras y tener ciudades más limpias y seguras. ¡Sigue leyendo para conocer más ideas de deporte sostenible!

Cinco consejos para practicar un deporte sostenible

1. Participa en la carrera #kmxelclima

Si te gusta el deporte y quieres pasar a la acción por el clima, ¡ya no hay excusas! Apunta en tu agenda: carrera virtual #kmxelclima, del 15 al 31 de octubre de 2021. Participa en este reto gratuito que promovemos desde el proyecto 1Planet4All y con el que podrás ayudarnos a recorrer 20 000 km por un planeta sostenible. Corre, ¡no te quedes sin tu dorsal!

2. Plogging: cuida tu cuerpo y tu entorno

Además de sumarte a eventos deportivos sostenibles como #kmxelclima, también puedes probar prácticas innovadoras como el plogging. ¿Habías oído hablar de él alguna vez? Consiste en practicar ejercicio a la vez que recoges residuos. Solo necesitas llevar guantes y una bolsa o red de mano la próxima vez que salgas a practicar tu deporte favorito: senderismo, buceo, paddle surf, parkour…

3. Utiliza material deportivo sostenible

Si estás leyendo estas líneas y el deporte es tu pasión, aquí llega la voz de la conciencia: ¿crees que necesitas tener tres pares de zapatillas distintas para correr?, ¿y comprar todos los complementos disponibles cada vez que pruebas un nuevo deporte? Cuando se trata de cuidar el planeta, a menudo menos es más. Recuerda las 3R del consumo responsable: reducir, reutilizar y reciclar. Además, cada vez hay más empresas que ofrecen ropa, calzado y material deportivo sostenible, ecológico y de proximidad, ¡échales un vistazo!

4. Usa el transporte público o colaborativo

Tus amistades te invitan a correr el próximo fin de semana. Tenéis dos opciones: correr por el parque del barrio o coger el coche durante 40 minutos para estirar las piernas en una nueva pista de atletismo que acaban de abrir al otro lado de la ciudad. Difícil dilema, ¿no? La verdad es que, por más que el parque del barrio os suene un poco a disco rayado, emitir CO2 para desplazaros al otro destino no es lo más sostenible del mundo. Si al final optáis por conocer la nueva pista, intentad al menos usar el transporte público o compartir coche. Sabemos que, cuando hablamos de hábitos sostenibles, no es posible alcanzar la perfección, pero sí hacer lo que esté en nuestra mano en cada momento.

5. Cuida el entorno

Ahora que tenemos un montón de ideas sobre deportes sostenibles y sabemos cómo movernos y con qué materiales… ¡Nos falta algo muy importante! Cuidar lo que tenemos a nuestro alrededor. Es fundamental respetar el entorno que elijamos para practicar deporte. Por ejemplo, la próxima vez que hagas senderismo:

  • Explora rutas locales y evita destinos masificados, así la huella de tu viaje será menor.

  • Respeta la biodiversidad de la zona y no te lleves nada. Deja solo tus huellas, llévate únicamente recuerdos.

  • No tires basura. La que generes tiene que volver contigo a casa.

  • Para disminuir la alteración de los ecosistemas, respeta los senderos.

Como ves, el mundo del deporte ya comenzado su esprint contra el cambio climático. Y tú, ¿prácticas deporte a la vez que cuidas del planeta? Cuéntanos, ¿qué otras opciones conoces de deporte sostenible?, ¡te leemos!