El voluntariado, el mayor capital humano y social de las organizaciones

Día Internacional del Voluntariado
5-12-2018

Autor : Elisa Iglesia, Coordinadora de Voluntariado

En Ayuda en Acción llevamos más de 37 años trabajando al lado de las personas que sufren pobreza, exclusión y desigualdad porque no tienen acceso a sus derechos más básicos. Creemos en las personas y en el poder que tenemos para generar cambios que mejoren la vida y el entorno social. Sin duda para nosotros el voluntariado es un gran activo humano con el que contamos a lo largo de nuestra trayectoria y su labor es fundamental para crear una ciudadanía crítica que impulse cambios transformadores.

Hoy, 5 de diciembre, conmemoramos el Día internacional de voluntariado y queremos aprovechar el marco que nos ofrece este día, para reconocer la labor del voluntariado y agradecerles su compromiso y dedicación para contribuir al objetivo común de mejorar la vida de las personas. Gracias por su participación, valentía y voluntad para sumarse al proyecto de Ayuda en Acción, a la red de personas que ayudan a personas, porque la ayuda es importante y por pequeña que sea, su efecto es real en la lucha contra la desigualdad.

Comprometidos con nuestra misión y nuestros valores, los voluntarios y voluntarias de Ayuda en Acción conviven y comparten las condiciones de vida, esfuerzos y dificultades a las que se enfrentan las mujeres y hombres  en los proyectos de ámbito internacional en los que trabajamos en los países; apoyan y animan la lectura a niños y niñas con dificultad para la comprensión lectora en los centros escolares en los que trabajamos por una igualdad de condiciones de aprendizaje; movilizan a su entorno local más próximo, sensibilizando a la sociedad, realizando actividades para conseguir más apoyos en la promoción de la solidaridad y la lucha contra la pobreza, la exclusión y la desigualdad. Así hasta más de 300 personas que cada año colaboran con nuestros programas de voluntariado.

A día de hoy vivimos un cambio de época, marcado por la globalización de la desigualdad, la revolución tecnológica, crisis humanitarias, migratorias, de derechos, cambio climático…  Todos estos retos nos señalan cuál es el camino por el que debemos transitar las organizaciones en nuestro impulso del voluntariado, para conseguir que más personas tomen conciencia de la realidad y se movilicen para generar cambios.

María Solans ha sido una de las más de 75 voluntarios que este verano han colaborado en terreno y nos describe así su experiencia: “ la experiencia del voluntariado ha supuesto una toma a tierra… una conexión con lo humano, un parar y dejar correr para levantar la vista y, aunque suene a tópico, apreciar lo que de verdad importa. Bolivia me ha aportado mucha más de lo yo aporté allá, sin duda”. Porque ayudar a los demás transforma la vida no solo de quien recibe la ayuda, sino también de quien la presta.

El voluntariado es el mayor capital humano y social que tenemos las organizaciones y es la base fundamental para construir una ciudadanía crítica, con una mayor conciencia social, que influya en las políticas públicas de los gobiernos, visibilice la defensa y exigibilidad de los derechos, todo ello con el fin último de generar un cambio social y una mayor justicia en la lucha contra la pobreza.

Gracias por soñar que el mundo se puede cambiar y por compartir el sueño de Ayuda en Acción y de miles de personas que un mundo mejor es posible. ¡GRACIAS!