Categorías

Voluntariado internacional: Ayaviri, volver para hacer, volver para ser

09-04-2018 Lectura 2 Minutos

Loli viajó a Perú el verano pasado dentro del programa de voluntariado internacional de Ayuda en Acción. Sentimientos ilusionantes y una grata experiencia. Así nos relata su vivencia de voluntariado internacional en América Latina: 

“Este julio pasado volví a Perú. En el verano de 2015 tuve mi primera experiencia de voluntariado internacional y si algo me quedó claro cuando regresé a mi casa es que volvería. Cumplí el compromiso adquirido conmigo misma, pues ya había dejado un pedazo de corazón atrás y debía regresar para dejar el resto.

Volví a encontrarme con una realidad educativa en la que hay mucho por hacer y con un profesorado en plena huelga por unos derechos pisoteados en todos los ámbitos y de manera visible en la dignidad.

voluntariado internacional america latina ayuda en accion

Mi formación en psicopedagogía me llevó a un trabajo precioso de empoderamiento de la infancia basado en la recuperación del autoconcepto y la autoestima.

Por otra parte, consciente de que el profesorado que allí trabaja es el recurso principal del avance de los niños y niñas, se creó un grupo voluntario de maestros y maestras ilusionados en poder dar herramientas a su alumnado que les permitieran ser entes directos del cambio social en su entorno más concreto; en la provincia de Melgar.

voluntariado internacional america latinaNos centramos en la competencia lingüística como estrategia para visualizar las emociones, vivencias y problemas que los niños y niñas viven. Elaboramos materiales didácticos y se dotó al profesorado de metodologías educativas innovadoras.

Comencé escribiendo “volver para hacer, volver para ser”. Resalto el apoyo de las personas que forman la ONG local Desco Sur y, en concreto, la responsable de vínculos solidarios de Ayuda en Acción, María Esther Medina, mujer comprometida y entusiasta donde las haya que mueve al colectivo de adolescentes en un proyecto de periodismo y radio local. La danza popular sirvió de motivación para que acudieran a la formación y a tomar conciencia de su realidad para actuar y cambiarla.

Me siento diminuta ante esas sonrisas y esas ganas de conseguir los sueños que a mí se me antojan tan difíciles y a ellos tanto le ilusiona. Por ello, cada vez que vuelvo y aporto un grano de arena me siento más ser.

Volver siempre será mi opción; a este proyecto u otros porque aún hay mucho por hacer, porque aún hay mucho por ser.”

 

Cambia el mundo ayudando a otras personas a tener un futuro mejor.

Post relacionados

Voluntariado

Voluntariado Bolivia: aprendiendo a mirar

Llegamos al hogar un día atípico en Cotoca, distrito de Santa Cruz de la Sierra. Hacía mucho viento y el frío se calaba en los huesos. Cansados, los hermanos nos ...

Voluntariado

Voluntariado en Nicaragua: “Ser voluntario para mí significa saber dar y entregar todo lo que uno sabe”

No es fácil despertarse de un día para otro en un nuevo país, lejos de casa, inmerso en otra cultura y tener que dejar atrás por un corto, pero intenso ...

Voluntariado

El voluntariado: una experiencia de vida

No se puede expresar fácilmente la ilusión que Eugenia, Bea y yo sentimos el día que nos encontramos en el aeropuerto de Madrid, para poner rumbo al que sería un ...