El CEIP Monte Benacantil se llenó de monstruos y viajes