Testimonios

“Apadrinar puede sonar desfasado o de personas mayores pero yo llevo apadrinando desde los 17 años” .Gorka Pedroso, Madrid.

Nuestros padrinos y padrinas nos cuentan su experiencia

Las hay que comenzaron a amadrinar al tener su primer hijo. O padrinos que destinaron a esta causa su primer sueldo… y de eso hace ya más de tres décadas. Madrinas que tienen la foto del niño o niña que apoyan en Perú, India o Mozambique en el salón de su hogar o que vivieron uno de los mejores días de su vida cuando viajaron para encontrarse con ellos. Y también familias que, pese a las dificultades económicas, mantienen su apadrinamiento porque es su forma de contribuir a un mundo mejor. ¿Quieres conocer las opiniones de los socios y socias de Ayuda en Acción? Estas son sus historias.

Beatriz Santiago, Las Palmas de Gran Canaria

15/11/2016

Fui a Malawi en el 2013, una experiencia importante en mi vida. Pude comprobar de primera mano la gran labor que realiza Ayuda en Acción en los países más desfavorecidos. Puede saber de su cultura y su país y saber cómo se emplea el dinero que yo y muchos como yo donamos.

Javier Velázquez, Sevilla

15/11/2016

Decidimos apadrinar aun estando los dos en el paro, queríamos ayudar a algún muchacho/a que sabíamos que le haría más falta que a nuestros hijos, la cuestión es que con poco se puede ayudar y en eso estamos.
Fue muy gratificante recibir sus primeras palabras escritas hablándonos de él. En casa todos estábamos muy contentos, le hemos contestado y hemos recibido varias cartas más.

Ana López Cienfuegos, Asturias

16/11/2016

Decidí amadrinar con vosotros porque mi aportación va a la comunidad donde vive Pamela, mi amadrinada; es importante que se beneficie un colectivo y no una familia, pienso que es la mejor manera de redistribuir la riqueza.
También porque hay un enfoque hacia la educación que considero prioritario. Si queremos avanzar debemos lograr que la gente se valga por sí misma.
Por último, lo hice con mi hija para que ella comparta el proyecto y cuando tenga independencia económica pueda avanzar, si le apetece, por ese camino.

Julio Vicente Pérez Pico y Cristina Cayetano de Dueñas, Almería

15/11/2016

Decidí apadrinar hace 25 años cuando nació mi primer hijo. Tomé plena conciencia de lo que significa la paternidad responsable, de lo que mis padres hicieron por mí y de lo que yo podría hacer no solo por mis hijos, sino para mejorar las condiciones de vida de otros niños que no habían tenido tanta suerte como los nuestros. Era una forma de devolver lo que habíamos cobrado por adelantado. A lo largo de estos años, la foto de Asimwe Rose (que así se llamaba aquella primera niña de Uganda) nos ha acompañado y nos ha recordado la obligación moral que tenemos para con aquellos que no han nacido en el Primer Mundo como nosotros.

Bosquina Monzón, A Coruña

15/11/2016

Debe hacer 20 años más o menos que apadrino con vosotros, desde que nació mi hijo mayor. Eso fue lo que me motivó, pensar que sólo por el hecho de nacer en una u otra familia tendría más o menos posibilidades de salir adelante, no me parecía justo. Me decidí por Ayuda en Acción porque me pareció que trabajaban la base: enseñar a hacer las cosas por uno mismo y crear proyectos que ayudaran al desarrollo de las comunidades. Y por ser una ONG aconfesional, algo muy importante para mí, aun pensando que todas las ONG desempeñan un gran papel allí donde hay problemas.

¿Eres socio/a de Ayuda en Acción? ¡Cuéntanos tu experiencia!:

Llamanos gratis al

900 85 85 88