Testimonios

“Apadrinar puede sonar desfasado o de personas mayores pero yo llevo apadrinando desde los 17 años” .Gorka Pedroso, Madrid.

QUIERO APADRINAR

Nuestros padrinos y padrinas nos cuentan su experiencia

Las hay que comenzaron a amadrinar al tener su primer hijo. O padrinos que destinaron a esta causa su primer sueldo… y de eso hace ya más de tres décadas. Madrinas que tienen la foto del niño o niña que apoyan en Perú, India o Mozambique en el salón de su hogar o que vivieron uno de los mejores días de su vida cuando viajaron para encontrarse con ellos. Y también familias que, pese a las dificultades económicas, mantienen su apadrinamiento porque es su forma de contribuir a un mundo mejor. ¿Quieres conocer las opiniones de los socios y socias de Ayuda en Acción? Estas son sus historias.

Micaela Frangolea, Madrid

La solidaridad con las personas que no tuvieron la misma suerte que nosotros es algo muy humano. Estas mismas navidades amadriné a un niño garifuno. Estoy contenta por poner mi granito de arena y quizás en un periodo no muy largo iré a visitar la comunidad por si puedo hacer algo más.Gracias por la labor que hacéis Ayuda en Acción.

Maria del Carmen Alegre y Angel Cuenca, Badajoz

Mi mujer y yo colaboramos con Ayuda en Acción desde hace mas de 30 años. Nuestra parte ha sido la fácil aportar una pequeñísima cantidad. Lo importante es Ayuda en Acción y su gente. Ese equipo si que tiene merito. Lo nuestro es solo dinero.

Maria Asuncion Navas, Guipuzcoa

Hace ya 17 años que estoy colaborando con ayuda en acción y me hace feliz saber que estoy ayudando con mi contribución a una comunidad. Me hace mucha ilusión cuando recibo cartas de mi niña.

José María Olmos, Valladolid

Con el apadrinamiento no sólo se ayuda al niñ@ también a la comunidad en la que vive. La filosofía de Ayuda en Acción es no dar sólo ayuda financiera, en otras palabras: no dar solo el pescado, enseñar a la comunidad a pescar. Prueba: llevo años apadrinando. Primero fue un chico de Pakistan. Unos años después Ayuda en Acción me comunicó que esa comunidad ya podía valerse por sí misma y ya no era necesario ayudarla. Ahora apadrino a un chico de Bolivia. Yo no he tenido que hacer nada. Ayuda en Acción me mandó la ficha del niño. Además de un mensaje del chico y de los problemas y estado de la comunidad 2 veces al año.

Juan Manuel Piñuela, Madrid

Mi mujer y yo apadrinamos a tres niñas desde hace años. Qué alegria nos produce recibir sus cartas con dibujos hechos por ellas y con explicaciones de cómo viven y cómo transcurre su vida. Sabemos que están bien y disfrutan al menos de lo necesario, lo que no siempre es posible en sus países. Solo lamentamos que por nuestra edad no podemos visitarlas. Muchas gracias por la magnífica tarea que realizáis.

Cristina Fernández, Madrid

Tenía solo 16 años cuando apadriné a mi primera niña, ahora tengo 48 y aunque he pasado por diferentes etapas en mi vida y actualmente no es la mejor económicamente, espero no tener que dejar de apadrinar a mi actual amiguito de Perú. Ponerle cara y conocer la historia de cada uno de los niños, así como enviarles dibujos y cartas y recibir las suyas es la forma más gratificante de sentir que estás aportando algo a los que lo necesitan.

¿Eres socio/a de Ayuda en Acción? ¡Cuéntanos tu experiencia!:

Consiento el tratamiento de mis datos personales de acuerdo a la política de privacidad

Acepto recibir información de Ayuda en Acción, incluso por medios electrónicos.

Llamanos gratis al

900 85 85 88