Testimonios

“Apadrinar puede sonar desfasado o de personas mayores pero yo llevo apadrinando desde los 17 años” .Gorka Pedroso, Madrid.

QUIERO APADRINAR

Nuestros padrinos y padrinas nos cuentan su experiencia

Las hay que comenzaron a amadrinar al tener su primer hijo. O padrinos que destinaron a esta causa su primer sueldo… y de eso hace ya más de tres décadas. Madrinas que tienen la foto del niño o niña que apoyan en Perú, India o Mozambique en el salón de su hogar o que vivieron uno de los mejores días de su vida cuando viajaron para encontrarse con ellos. Y también familias que, pese a las dificultades económicas, mantienen su apadrinamiento porque es su forma de contribuir a un mundo mejor. ¿Quieres conocer las opiniones de los socios y socias de Ayuda en Acción? Estas son sus historias.

Alejandro Armesto, Madrid

Hace ya 6 años dejé de fumar y desde ese mismo momento me incentivé con algunos regalos personales. Alguno por anticipado y otros, una vez conseguido el ahorro que me produjo el no tirar dinero en tabaco y salud. Uno de ellos fue el colaborar con alguna ONG. No tuve ninguna duda. Mi madre había apadrinado durante años, a través de Ayuda en Acción, a una niña. Desde entonces he mantenido este apadrinamiento y colaborado también con MsF. Son, entre otras muchas seguramente, las dos ONGs de mi predilección, por su labor, su transparencia, su efectividad. Me marqué entonces como propósito conseguir ceder a la sociedad el 0,7% de mis ingresos. Afortunadamente he superado ampliamente ese objetivo y no puedo transmitir la sensación de bienestar que eso me supone. El colaborar, desde nuestra extraordinaria situación en el primer mundo, con la gente que, quizás, valiendo y esforzándose tanto como nosotros, no ha tenido la fortuna de crecer en el lugar adecuado. Colaborar con Ayuda en Acción o MSF proporciona a mi familia mucha mayor satisfacción y bienestar que una comida en un 3 estrellas Michelin o un día en el parque de atracciones, costando prácticamente lo mismo. ¿Vas a seguir pensándotelo?

Ezequiel Martínez, Alicante

Soy colaborador de Ayuda en Acción desde hace 30 años y mi familia y yo estamos muy contentos con esa pequeña colaboración.

Carmen Bonet, Barcelona

Siempre creí que los grandes cambios empiezan por pequeños gestos. Por eso, hace ya casi 20 años decidí colaborar con Ayuda en Acción apadrinando a un niño y no ha habido un solo día que me haya arrepentido de ello. Os recomendaré siempre.

Jose Muntane Camps, Alicante

Hace 40 años que apadrino y estoy muy orgullo de hacerlo. Y lo seguiré haciendo, creo que es un deber hacerlo, la recompensa moral y emocional es muy gratificante.

Lourdes Perdices, Madrid

Tenía claro desde que empecé a trabajar que iba a destinar parte de mi sueldo a personas que no tienen tanta suerte como yo, darles un pequeño apoyo que para ellos es mucho. Y ya son 20 años. Me queda la espinita clavada de poder ir a conocer in situ los proyectos que se desarrollan en Etiopía, y que mis hijas puedan conocer a gente de su edad, con un porvenir muy diferente, simplemente condicionado por el lugar de nacimiento.

María Francisca Ponferrada, Málaga

Soy maestra y me apasiona mi trabajo. No sé si mi profesión ha influido en mi decisión de apadrinar un niño. Primero fue Mebtu, luego él salió de su comunidad y ahora es Maseresha . Los ves como van creciendo y evolucionando a través de las fotos y las cartas que te envían. Es todo un placer recibir noticias de ellos y enviarles tus postales. Mis hijos han crecido con esta experiencia y esto ha favorecido sus actitudes solidarias, lo cual me satisface enormemente. Ahora estoy jubilada y me siento muy orgullosa de llevar veintiséis años colaborando con esta causa que recomiendo a todo el mundo. Es como sentir que aportas tu granito de arena.

¿Eres socio/a de Ayuda en Acción? ¡Cuéntanos tu experiencia!:

Consiento el tratamiento de mis datos personales de acuerdo a la política de privacidad

Acepto recibir información de Ayuda en Acción, incluso por medios electrónicos.

Llamanos gratis al

900 85 85 88