Testimonios

“Apadrinar puede sonar desfasado o de personas mayores pero yo llevo apadrinando desde los 17 años” . Gorka Pedroso, Madrid.

QUIERO APADRINAR

Nuestros padrinos y madrinas nos cuentan su experiencia

Las hay que comenzaron a amadrinar al tener su primer hijo. O padrinos que destinaron a esta causa su primer sueldo… y de eso hace ya más de tres décadas. Madrinas que tienen la foto del niño o niña que apoyan en Perú, India o Mozambique en el salón de su hogar o que vivieron uno de los mejores días de su vida cuando viajaron para encontrarse con ellos. Y también familias que, pese a las dificultades económicas, mantienen su apadrinamiento porque es su forma de contribuir a un mundo mejor. ¿Quieres conocer las opiniones de los socios y socias de Ayuda en Acción? Estas son sus historias.

Alison Grimes, Valladolid

Llevo varios años apadrinando porque creo que es una manera muy directa y personal de contribuir a la mejora de la vida de los menos favorecidos. Me encanta recibir noticias de mi niño y saber un poco de su vida. En este mundo de tantos problemas globales saber que contribuyes a algo concreto da mucha satisfacción.

Conchita de Blas, Barcelona

Hace ya unos 14 años. Viendo un programa solidario me di cuenta de lo afortunados que somos y que hay una gran cantidad de gente y en particular niños que no tienen posibilidades de progresar. Jamás me he arrepentido. Es muy emotivo saber que puedes aportar un granito y ayudar a una familia y sobre todo a un niño para que pueda estudiar y progresar. Las cartas, las fotos, ayudan a crear un vínculo muy especial. Ahora tengo un niño de 6 años que ya ha empezado a escribir al segundo niño que llevo apadrinado, con gran ilusión y concienciándose de lo bonito que es poder ayudar a los que realmente lo necesitan. Apadrinar es una gran experiencia.

Begoña Palomino, Madrid

Creo que desde Ayuda en Acción se realiza una importante labor. En los años que llevo colaborando con vosotros he sido testigo del cambio de una comunidad y el cierre de un proyecto ya que se consiguieron los objetivos que se habían marcado. Con pequeñas aportaciones se realizan importantes labores. En los años que llevo colaborando con vosotros he visto como se alcanzan los objetivos marcados en un proyecto y con ello se logra mejorar la vida de la comunidad en la que se estaba trabajando.

M Lluch, Málaga

LLevo vinculada a Ayuda en Acción desde hace 18 años y me ha dado tiempo a amadrinar a dos niñas. Elegí Ayuda en Acción porque me gusta la idea de que, a través de la ayuda que yo presto a mi amadrinada, junto con la de otras personas, se pueda beneficiar toda su comunidad. Me encanta recibir sus cartas y que me cuente sus cosas. Yo le escribo cada vez que puedo y como me gustan las manualidades, le hago tarjetas bonitas, con tonterías que sé que le gustan a las niñas, al igual que a mi hija, que a veces le ha escrito también. Tengo intención de ir a ver el proyecto en cuanto pueda, para hacer de esta experiencia, algo, si cabe, más gratificante.

Lucía Senra, La Coruña

Con mi primer sueldo, hace 7 años decidí apadrinar con Ayuda en Acción. Lo hice con esta ONG porque desde que soy pequeña colaboramos en casa con ella, teníamos apadrinados a dos niños, por lo que aprendí a dar desde niña. Es algo que siempre agradeceré a mis padres. Por eso, cuando pude hacerlo por mí misma, con mi esfuerzo, no lo dudé ni un segundo. Cuando recibí la primera carta de Roza de Etiopía sentí una ilusión inmensa. Soy maestra, y llevé al cole la carta para que la vieran los niños y niñas. Dedicamos muchos días a hablar de ella, de cómo viven muchos niños y las necesidades que tienen, tratando de despertar en ellos la solidaridad y empatía, lo que es educar en valores. Les llevé la foto de Roza para que la conocierany la pegamos en el mural con la de todos los niños y niñas de la clase, y le hacíamos dibujos para enviarle. Fue una experiencia preciosa!!!! Gracias Ayuda en Acción por vuestra labor !

Carmen Casillas, Madrid

Era muy joven y me encantan los niños, pensé que podría ayudar a esos niños que no tienen nada o tienen muy poco, en aquella época en España, no había tanto problema como hay ahora con los niños. Recuerdo la primera foto que recibí, no se sabía la edad del niño, la ropa terriblemente desgastada y los mocos colgando. Os conocí porque fuisteis por la Oficina haciendo propaganda. Me hubiese gustado aportar más, pero me es imposible.

¿Eres socio/a de Ayuda en Acción? ¡Cuéntanos tu experiencia!:

Consiento el tratamiento de mis datos personales de acuerdo a la política de privacidad

Acepto recibir información de Ayuda en Acción, incluso por medios electrónicos.

Llamanos gratis al

900 85 85 88