Bici-azadas para una agricultura sostenible en Mozambique

10-03-2020 Lectura 3 Minutos
Begoña Rodríguez Pecino
Comunicación y contenidos

Los campesinos de Mozambique tienen un enemigo común: las malas hierbas. Estas plantas no deseadas que crecen sin control amenazan sus cultivos: “compiten” por el agua, disminuyen el rendimiento de las otras plantas, dificultan la cosecha… Tanto, que los agricultores se pasan casi la mitad de su tiempo de trabajo dedicándose a eliminarlas. Conoce la solución sencilla pero innovadora con la que estamos haciendo frente al problema: bici-azadas para una agricultura sostenible en Mozambique.

Bici-azadas para una agricultura sostenible en Mozambique

Bici azadaCon pequeñas azadas, cuchillos o incluso a mano. Los pequeños agricultores de este país africano pierden mucho tiempo y oportunidades quitando las malas hierbas de forma rudimentaria. De hecho, alrededor de la mitad de su tiempo de trabajo anual lo dedican a esta tarea.

En Ayuda en Acción trabajamos desde 1997 para ayudar a las familias campesinas de Cabo Delgado, al norte de Mozambique, a mejorar el rendimiento de sus cultivos. Una de las soluciones más innovadoras en las que participamos es el Challenge Work 4 Progress, una iniciativa de Fundación “la Caixa” donde las bicicletas contra la maleza son las protagonistas para mejorar la agricultura.

Para que un proyecto de cooperación para el desarrollo tenga éxito, debe siempre adaptarse a las necesidades y contextos de las personas destinatarias. Las bicicletas están funcionando como un ejemplo perfecto en este caso porque:

  1. Se adaptan al bajo nivel económico y tecnológico de la población local: de poco serviría, por ejemplo, dotar de maquinaria pesada a los agricultores si no cuentan con poder adquisitivo suficiente para comprarlas.

  2. Respetan los principios culturales y tradicionales locales.

  3. Valen para todos los cultivos y tipos de tierra.

  4. Pueden servir como solución para otras regiones.

  5. No contaminan.

¡Los resultados no han tardado en llegar! Gracias a las bici-azadas, las más de 700 personas que están participando en el Challenge desde 2019 han conseguido reducir en un 20% el tiempo de desbrozado, aunque se espera llegar a una disminución del 50%. Como consecuencia, tendrán más tiempo para cultivar una mayor superficie de sus tierras y así generar ingresos extra para sus familias.

Los retos para el campo en Mozambique

Bici azadas mujerEn Mozambique, uno de los países menos desarrollados del mundo, la agricultura es la principal fuente de alimentos e ingresos para un 80% de la población. En la mayoría de los casos, se trata de una agricultura de subsistencia, pues las familias producen lo justo para cubrir sus necesidades alimentarias básicas, sin apenas excedentes para vender. Entre las principales barreras para los pequeños agricultores y agricultoras del país destacan:

  1. Pobreza: de los 27 millones de habitantes de Mozambique, un 60% vive en la pobreza y no puede acceder a servicios tan básicos como el agua potable, la escuela o la sanidad. Más del 70% de las familias pobres viven en zonas rurales y aisladas. Trabajan sus tierras, conocidas como machambas, de un modo muy rudimentario: sin tecnología, con métodos tradicionales y poco sostenibles, con variedades de semillas de bajo rendimiento… Como consecuencia, sus cultivos son poco productivos.

  2. Desigualdad de género: la brecha de género en el país es enorme. En las comunidades rurales, las mujeres tienen un papel crucial en la agricultura y la generación de ingresos para sus familias. Sin embargo, apenas tienen control sobre la gestión de las tierras ni las decisiones económicas de sus hogares.

  3. Emergencia climática: Mozambique es uno de los países más vulnerables a los efectos del cambio climático. Fenómenos como sequías, inundaciones, ciclones o variaciones bruscas de las temperaturas amenazan cada vez más la economía, salud y seguridad alimentaria de su población.

En Ayuda en Acción trabajamos cada día por desarrollar soluciones sostenibles que mejoren la vida de las personas. El Challenge forma parte de Work 4 Progress, un programa de Fundación “la Caixa” para mejorar el empleo y los ingresos entre jóvenes y mujeres en varios países y que nuestra ONG lidera en Mozambique.