Bibliotecas para cambiar el mundo: así lo conseguimos en Etiopía

04-10-2021 Lectura 3 Minutos
Berihun Mekonnen
Ayuda en Acción Etiopía

¿Sabías que cada 24 de octubre se celebra el Día internacional de las bibliotecas? En nuestro trabajo diario por los derechos humanos, comprobamos que estos espacios pueden y deben cambiar el mundo. Viajamos a Etiopía para demostrártelo, ¿te vienes?

Bibliotecas y desarrollo, una combinación ganadora

Además de “abrirnos puertas a otras vidas”, como dice la escritora británica Zadie Smith, las bibliotecas también nos acercan a un futuro mejor. Aquí tienes cinco ejemplos su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible:

  • Promueven la alfabetización universal.

  • Preservan y fomentan el acceso a la cultura y el patrimonio

  • Promueven la inclusión digital a través del acceso a las TIC.

  • Ofrecen un lugar seguro para el aprendizaje.

  • Garantizan el acceso a la información, etc.

Etiopía: nuestro apoyo a las bibliotecas rurales

En Etiopía, uno de los países menos desarrollados del mundo, el derecho a la educación sigue siendo una asignatura pendiente, sobre todo en el medio rural. Lo vemos, por ejemplo, en sus bibliotecas escolares: en general, faltan bibliotecas. Por otro lado, los centros que cuentan con ella, a menudo presentan infraestructuras deficientes o falta de material.

Así sucedía hasta hace poco en Boloso Bombe y Boloso Sore, dos distritos de Wolaita donde trabajamos. Allí, ni profesorado ni alumnado contaban con libros suficientes para poder garantizar su educación sin interrupciones. Y decimos “contaban” porque el presente es muy diferente. Hoy, gracias al apoyo de empresas solidarias como Travel Miles y Hotel Bahía, hemos conseguido mejorar las bibliotecas de 18 escuelas de primaria y una de secundaria. ¿Cómo? Equipándolas con materiales educativos, sobre todo con libros de consulta. El resultado de este apoyo puedes descubrirlo a través de Frehiwot y Tadewos, estudiante y vice director, respectivamente, de la escuela Chama Hembecho.

Frewhiot: “a veces volvíamos a casa sin el libro que queríamos y era desalentador”

Frehiwot bibliotecas en EtiopiaFrehiwot Ayele, de 14 años, estudia octavo curso en la escuela primaria Chama Hembecho, situada en un pequeño pueblo de Wolaita (Etiopía). Como su casa está cerca de la escuela, suele estudiar y leer libros en la biblioteca escolar después de sus clases. Nos cuenta que las barreras para conseguir libros provocaban mucha desmotivación tanto en ella como en sus compañeros y compañeras.

Los libros de referencia que teníamos en la biblioteca eran muy viejos y había poca variedad. Era imposible tomarlos prestados y llevárselos a casa. En ocasiones esperábamos horas para conseguir un libro de consulta sobre el tema que nos interesaba; incluso a veces volvíamos a casa sin conseguir el libro que queríamos ver, y era desalentador.

Ahora, con el apoyo de Ayuda en Acción, la escuela cuenta con nuevos libros de referencia disponibles para los 1255 estudiantes y 29 docentes del centro.

Tadewos: “Se ha creado una buena cultura de lectura”

Tadewos bibliotecas en Etiopia“Gracias al apoyo de Ayuda en Acción se ha creado una buena cultura de la lectura y un entorno adecuado en nuestras escuelas”, asegura el señor Tadewos Goa, vice director de la escuela. “Además de la lectura habitual, cada semana los alumnos y los profesores toman prestados los libros y empiezan a leer en su casa”.

Ahora tenemos libros de referencia adecuados y actualizados para todas las asignaturas, así como otros materiales de lectura complementarios.

Los profesores y profesoras de la escuela son quienes trabajan por turnos en la biblioteca del centro. Todo esfuerzo es poco para fomentar entre su alumnado el uso de un servicio que, como contábamos al principio del post, es fundamental para abrir las puertas del futuro y de un mundo mejor.