Cocinas mejoradas: mejor salud, mayor sostenibilidad y más empleo

11-09-2020 Lectura 4 Minutos
Julián Donoso
Vínculo solidario

En la zona de Arsi (región de Oromia) más del 95% de las personas dependen principalmente de leña y carbón vegetal para cocinar. Las cocinas tradicionales son pequeñas construcciones de adobe precarias y simples que se colocan en el suelo de viviendas que no cuentan con salida de humos. No contar con cocinas mejoradas tiene impactos negativos en la salud: la familia (especialmente las mujeres, que son las que cocinan) se exponen a respirar el humo del carbón. Pero el medio ambiente también sale perjudicado, porque la producción insostenible de carbón vegetal contribuye al agotamiento de los recursos forestales.

Para dar respuesta a estos problemas, Ayuda en Acción ha comenzado a promover e implementar en el distrito de Amigna un programa de cocinas mejoradas o también conocidas como cocinas ahorradoras de combustible. Promovemos la producción y distribución de estufas de bajo consumo de combustible. Están diseñadas para estar a la altura de la cintura de una persona adulta y cuentan con salida de humos al exterior de la vivienda. Al mismo tiempo, tiene un sistema de quema que optimiza el consumo de energía, generando un gran ahorro económico para las familias y repercutiendo de forma positiva en el medioambiente.

Cocinas mejoradas: solución y oportunidad

Además de todo ello, las nuevas estufas que estamos distribuyendo son una gran oportunidad para crear oportunidades de generación de ingresos para mujeres pobres y desempleadas, el colectivo con menos oportunidades laborales.

Ayuda en Acción ha promovido la creación de grupos de mujeres en Amigna para que juntas produzcan y comercialicen las estufas. De este modo contribuimos a dar respuesta a la demanda de familias que desean sustituir su cocina tradicional por una de bajo consumo.

En la ciudad de Adelle creamos a finales de 2019 un grupo de 20 mujeres en situación de pobreza y desempleo que se han consolidado como un grupo productor. Ayuda en Acción las ha apoyado, además, con la construcción de un taller de producción, proporcionando moldes para la producción de estufas. Pero también les hemos dado la formación necesaria y el capital inicial para la puesta en marcha de la iniciativa.

La historia de Etagegn

Etagegn Yai es una mujer de 26 años que pertenece a este grupo de mujeres. Cuando finalizó el décimo grado de secundaria optó por la formación técnica en albañilería. “A pesar de tener un título oficial no pude encontrar ningún empleo relacionado con mi campo, ¡decían que era un trabajo de hombres!”, nos cuenta. Etagegn pertenece a una generación que tiene como principal desafío la falta de oportunidades laborales: “tenía muchas ganas de dejar de depender económicamente de mis padres”. Sin embargo, los trabajos que encontraba no le aportaban suficientes ingresos para salir adelante por sí misma.

Etagegn , lideresa etíope

Ayuda en Acción nos invitó a participar de una iniciativa de intervención en colaboración con los sectores gubernamentales para poder generar ingresos. Ahora formo parte de un grupo llamado Fuel Saving Stove Producing Group que tiene como objetivo beneficiar a mujeres jóvenes como yo.

Etagegn es toda una lideresa. Es presidenta de su grupo y, con nuestro apoyo, ha conseguido entrar a formar parte de la Cooperativa de Ahorro y Crédito Lalistu. Esta cooperativa fue creada por Ayuda en Acción junto con la Oficina de Promoción Cooperativa del distrito en 2019. Nuestro trabajo siempre tiene por objetivo mejorar la vida no solo de las personas que participan directamente en nuestros proyectos, sino de toda la comunidad.

Formación técnica, clave para el desarrollo

Cuando este grupo comenzó a funcionar, los ahorros de cada mujer durante los primeros meses eran de unos ocho euros (unos 350 ETB, la moneda nacional etíope). El capital del grupo actualmente asciende a 92.427 ETB (2.135 €), incluyendo en este monto el capital inicial que aporta Ayuda en Acción.

Sin embargo, como señalábamos antes, la formación técnica especializada está siendo fundamental: “recientemente hemos recibido capacitación técnica sobre cómo producir estufas ahorradoras de combustible por parte de expertos en albañilería. Con formación y herramientas adecuadas estamos produciendo cocinas mejoradas de mejor calidad y a menor coste, ¡y eso hace que podamos vender más!”. Talleres como este y otros en los que se habla de emprendimiento o de habilidades para la vida son fundamentales para estas mujeres. Poco a poco van viendo cómo su percepción hacia la gestión empresarial está cambiando.

Ahora, en promedio, podemos producir unas 15 estufas por día para responder a la demanda local, lo que genera al grupo 250 ETB (5,80 €) por estufa, y unos 3750 ETB (86,72 €) por día.

Ayuda en Acción promueve la creación de cocinas mejoradas para mejorar la salud, reducir el consumo de recursos naturales y crear empleo. Clic para tuitear

Como la propia Etagegn reconoce, “contar con capacitación y herramientas permiten una producción mayor, y eso repercute claramente en nuestro futuro”. Sin embargo, aún nos queda por delante un gran trabajo de sensibilización e información entre la población en general. Es necesario que las familias conozcan las potencialidades de las cocinas mejoradas. Se trata de una estrategia “win-win”:

  1. las familias mejoran su salud, su economía y sus viviendas;

  2. el medio ambiente no sufre por la extracción de carbón vegetal;

  3. las mujeres reciben ingresos que les permitan tener una vida digna.

banner-mujer-2