Alerta sanitaria en Honduras: casa por casa frente al coronavirus

02-04-2020 Lectura 4 Minutos
Begoña Rodríguez Pecino
Comunicación y contenidos

Última actualización: 03/07/2020.

Nadie vive hoy ajeno a la palabra que copa los informativos de medio mundo: coronavirus. Frente a la amenaza global provocada por la COVID-19, no todos los países cuentan con las mismas herramientas para proteger a su población. En Ayuda en Acción trabajamos en los contextos más vulnerables para que nadie se quede atrás en la lucha contra esta pandemia. Descubre cómo ayudamos a hacer frente a esta alerta sanitaria en Honduras, uno de los países más pobres y desiguales de América Latina.

¿Cómo vive Honduras la alerta sanitaria por el coronavirus?

Honduras supera los 21.000 casos confirmados de coronavirus  y registra alrededor de 600 personas fallecidas. Gran parte del país ha comenzado una  “fase cero o preparatoria” en la que se busca reactivar gradualmente la economía. Se mantiene el toque de queda que comenzó en marzo, la movilidad de personas sigue reducida, el uso de mascarillas es obligatorio y las escuelas de todo el país están cerradas en todos los niveles educativos. Las mayores restricciones se viven en dos de las ciudades con más contagios: San Pedro Sula y la capital, Tegucigalpa.

La amenaza del coronavirus en Honduras puede aumentar las brechas actuales que impiden a muchos hondureños y hondureñas tener una vida digna. La falta de cobertura sanitaria y acceso a vacunas, los homicidios (el país tiene una de las mayores tasas del mundo, con especial incidencia en la infancia), la pobreza multidimensional y la migración forzada por falta de oportunidades son solo algunos de los problemas que pueden verse agravados como consecuencia de la pandemia.

Casa por casa frente a la COVID-19

En Ayuda en Acción luchamos frente a la pobreza y la desigualdad en Honduras desde 1998. Acompañamos el desarrollo de quienes tienen menos oportunidades, como las comunidades indígenas, afrohondureñas y mestizas, con especial atención en la infancia y sus familias.

Hoy, más que nunca, #SomosAyuda frente a la alerta sanitaria provocada por el coronavirus en el país centroamericano. Por ello, a la vez que garantizamos la seguridad de nuestros equipos en terreno, estamos trabajando codo con codo junto a las autoridades y organizaciones locales para responder a esta emergencia en los departamentos de Yoro, Lempira, Gracias a Dios y Colón.

La amenaza del coronavirus en Honduras puede aumentar las brechas actuales que impiden a muchos hondureños y hondureñas tener una vida digna. Clic para tuitear

Ya hemos comenzado a visitar las comunidades de nuestros proyectos para llevar la ayuda casa por casa. Una de las primeras medidas ha consistido en la entrega de kits de higiene a 1 700 familias y 15 centros de salud. Igual de importante que el reparto de gel, jabón y mascarillas está siendo la sensibilización con las familias: “mantenga distancia de seguridad entre personas” o “lávese las manos frecuentemente con agua y jabón” son algunas de las recomendaciones en las que incidimos puerta por puerta.Se trata, en esta primera fase, de medidas sencillas, pero que pueden evitar contagios y, en definitiva, salvar vidas.

En nuestra lucha frente a la COVID-19 en Honduras también destaca el proyecto SER, financiado por la Unión Europea y ejecutado en consorcio con Cruz Roja, Funach y Rikolto. Bajo las siglas de Salud, Emprendedurismo y Resiliencia nos permitirá apoyar a 20 000 personas y cumplir tres objetivos principales:

  • Asegurar el derecho a salud de las poblaciones vulnerables, especialmente pueblos indígenas como los tolupanes y poblaciones afrohondureñas.

  • Acelerar la reactivación de pequeñas y medidas empresas de servicios y sistemas agroalimentarios

  • Fortalecer las capacidades de las organizaciones de la sociedad civil para responder a la COVID-19 y a otras futuras crisis similares.

Compromiso con la infancia

No solo estamos poniendo el foco en las personas con mayor riesgo, como las personas mayores, por ejemplo. Nos preocupa especialmente la protección de la infancia pues, a diferencia de lo que está sucediendo en otros países, en el caso de Honduras se han detectado bastantes casos de coronavirus en niños y niñas. Más del 40% de las personas con las que trabajamos durante la emergencia en el país son niños y niñas, un 18% de ellos indígenas u afrohondureños. Esto nos obliga a adaptar nuestra intervención para que se ajuste a las realidades y necesidades de sus familias. Las mujeres embarazadas también centran nuestra atención. Hay más de 9 000 en nuestros proyectos y la pandemia está poniendo en riesgo sus vidas y las de sus futuros hijos e hijas.

Una de nuestras principales herramientas para apoyar a la infancia en estos momentos difíciles es la educación. A través de teatro con títeres, por ejemplo, estamos ayudando a los más pequeños a comprender qué es el coronavirus y cómo podemos conseguir acabar con él si estamos juntos.

Más que nunca, Somos Ayuda

Durante las próximas semanas seguiremos ampliando nuestra respuesta ante la alerta sanitaria en Honduras. Algunas de nuestras acciones incluyen, por ejemplo:

  • Entrega de kits de alimentos.

  • Campañas de prevención de violencia contra los niños, niñas y mujeres en confinamiento.

  • Formación a pequeños emprendedores y emprendedoras.

  • Formación a personal sanitario.

  • Apoyo a la educación.

Seguiremos trabajando para ampliar nuestra ayuda en Honduras allí donde sea más necesaria. Y lo haremos poniendo siempre en el centro a las personas y sus derechos, con la vista puesta en el largo plazo, la solidaridad como motor y un mensaje que nos une: #TodoVaASalirBien.