Desigualdad y brechas sociales en México: hablan los datos

05-06-2019 Lectura 3 Minutos
Carolina Silva
Comunicación y contenidos

Desde hace más de 15 años, Ayuda en Acción trabaja en México intentando paliar los problemas más graves del país, entre ellos la desigualdad, pobreza, violencia o corrupción. Lo hacemos en los estados más pobres del país, como Puebla, Oaxaca o Chiapas, y aliados con organizaciones de la sociedad civil mexicana. Nuestro objetivo no es otro que mejorar los derechos de la infancia y garantizar sus necesidades de educación, salud y vida digna, y todo ello para que familias y comunidades accedan a mejores condiciones de vida (alimentación, vivienda, agua, salud…) o para fortalecer las acciones de organizaciones comunitarias. De esta forma, impulsamos el desarrollo de iniciativas económicas locales, que hagan prosperar a los territorios en los que estamos presentes.

El problema de la desigualdad en México

Según datos del CONEVAL (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social), 53,4 millones de personas en México viven en condiciones de pobreza y 9,4 lo hacen en situación de pobreza extrema –el 43.6% y el 7.6% de la población total, respectivamente–; pero organizaciones como Acción Ciudadana Frente a la Pobreza cifran en 95 millones los mexicanos y mexicanas (el 74% del total de la población) que se encuentran en situación de alta vulnerabilidad. Si además añadimos que, según la OIT, un 41% de las personas con empleo no alcanzan a cubrir sus necesidades básicas familiares, la dimensión de la pobreza en el país adquiere aún más magnitud.

Sin embargo, México no es considerado un país pobre y es la decimoquinta economía del mundo para el FMI según su PIB. Pero la desigualdad es extrema y, según la OCDE, el país cuenta con uno de los índices de inequidad más altos de entre los países desarrollados: el 1% de la población más rica controla casi la mitad de la riqueza del país. O dicho de otro modo, según la CEPAL, el 80% de la riqueza está acaparada por el 10% de la población. El informe “Desigualdades en México” recoge además las enormes diferencias en el acceso y calidad de la educación; con enormes agravios y brechas entre los grupos de ingresos más altos y bajos, entre la población urbana y rural, la indígena y no indígena, o la femenina y masculina, marcada también esta última por la brecha salarial.

La corrupción y otros lastres para el país

Otro gran problema es la corrupción. La mitad de los mexicanos asegura haber pagado algún soborno en 2017, según el Índice de Percepción de la Corrupción de la organización Transparencia Internacional, que sitúa a México en el puesto 135 de 180 países. Y a este problema se une además la inseguridad y la violencia. Después de Siria y según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, México es el país más violento del mundo y registra 80 asesinatos cada día. Los datos de violencia contra las mujeres tampoco son alentadores; el 63% de las mujeres mayores de 15 años ha sufrido algún incidente de violencia de género a lo largo de su vida según el INEGI, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía mexicano.

Para terminar de dimensionar los grandes retos a los que nos enfrentamos en México, también es destacable el ser país de tránsito para miles de migrantes mexicanos y centroamericanos –sobre todo procedentes del Triángulo Norte– que huyen a los Estados Unidos en busca de mejores oportunidades. También, la escasez de agua potable en zonas rurales o periféricas de las ciudades, la precariedad de las condiciones laborales, las carencias de servicios básicos como la educación o la salud o el narcotráfico y el crimen organizado.

Esta realidad motiva nuestro trabajo diario en el país y los esfuerzos que venimos realizando para que comunidades desfavorecidas impulsen su propio desarrollo. Siempre con especial atención a los colectivos más vulnerables –la infancia, las mujeres, las poblaciones indígenas– y liderando acciones de incidencia política y sensibilización para que temas como la movilidad humana o la adaptación al cambio climático reciban la suficiente atención. Con proyectos en quince estados del país, estamos apoyando a más de 140.000 personas en 400 comunidades para lograr reducir la desigualdad en México.

Infancia