Empoderar a las niñas: más oportunidades

Por el derecho de las niñas a la educación


“No descanso”. Sayda se levanta cada día al amanecer. Cuando su madre enfermó, tuvo que dejar los estudios para coger las riendas de su casa. Solo tenía 11 años. Su día a día se distribuye entre el cuidado de sus hermanos y las tareas del hogar, lo que hace imposible que acuda a la escuela. Sueña con poder volver a estudiar algún día. 

AYUDA A LAS NIÑAS