aea_home

Ana Isabel Fuentes

Decidí apadrinar hace años porque me parecía la única manera de ayudar a personas que no habían tenido la misma suerte que yo. Recuerdo muy bien la primera carta que recibí, con la foto y el expediente del primer niño que apadriné.