¿Cómo viven las personas migrantes la Navidad?

Migrantes Navidad Ayuda en Accion
18-12-2020

Autor : Begoña Rodríguez Pecino

De una forma u otra, la COVID-19 ha puesto patas arriba nuestras vidas, planes y sueños. Ahora que se acerca la Navidad, se nos agolpan las ganas: de abrazos, de reencuentros, de viajes… De vivir. Toca, sin embargo, seguir siendo prudentes y confiar en que vendrán tiempos mejores. Hoy queremos hacer un pequeño homenaje a quienes están teniendo una Navidad especialmente dura: las personas migrantes como Vivian, ¡conoce su historia!

Migrantes, Navidad y COVID-19: la historia de Vivian

Dejar tu hogar no es fácil, menos aún en tiempos de crisis e incertidumbre como los que vivimos con la COVID-19. Vivian Velasco es una profesora venezolana de 42 años. Hace dos años, ella y su familia dejaron Venezuela para comenzar una nueva vida en Cúcuta, Colombia.

De la nostalgia…

Hubo un tiempo en que vivían felices en Venezuela. “Estaba muy estable con mi esposo y con mi hija, hacíamos viajes y las Navidades… ¡Teníamos las mejores Navidades!”, recuerda ilusionada. Pero la situación económica, política y social en su país empeoró y tuvieron que emigrar.

Esta será su segunda Navidad lejos de su país, su familia, sus amigos. La COVID-19 hace imposible pensar ahora en reencuentros. Y, si hay un sentimiento que inunda hoy la vida de Vivian y de muchas personas migrantes, es la nostalgia. “Revivo el momento y me hace falta mi casa, mi familia, todo lo que tenía”, reconoce sin poder evitar que asome alguna que otra lágrima.

… a la lucha por una vida digna

Pero esta no es una historia triste. No hay obstáculo, nostalgia ni pandemia que detenga a quienes persiguen su derecho a una vida mejor. Vivian es todo un ejemplo de superación, de esa palabra que la COVID-19 nos ha obligado a poner en práctica: resiliencia.

“He empezado desde cero, pero me han dado muchas oportunidades. Organizaciones como Ayuda en Acción me han dado muchas oportunidades de capacitarme nuevamente. Y siento que vuelvo a ser yo: Vivian Velasco, la profesional, la docente”.

Hace poco, Vivian nos contaba en el blog que había podido retomar en Cúcuta su vida como maestra. Asegura que se siente cómoda y que, pese a las dificultades, está aquí para luchar, para seguir adelante.

Ayuda en Acción y las personas migrantes

En Ayuda en Acción trabajamos cada día para que el camino de personas como Vivian no se detenga. Te invitamos a visitar nuestro blog para conocer nuestros proyectos sobre movilidad humana en todo el mundo. También queremos terminar este reconocimiento a las personas migrantes, desplazadas y refugiadas con estas palabras de Galeano que podrás encontrar en su texto “Los emigrantes, ahora”:

“En inmensas caravanas, marchan los fugitivos de la vida imposible.

Viajan desde el sur hacia el norte y desde el sol naciente hacia el poniente.

Les han robado su lugar en el mundo. Han sido despojados de sus trabajos y sus tierras. Muchos huyen de las guerras, pero muchos más huyen de los salarios exterminados y de los suelos arrasados.

Los náufragos de la globalización peregrinan inventando caminos, queriendo casa, golpeando puertas: las puertas que se abren, mágicamente, al paso del dinero, se cierran en sus narices. Algunos consiguen colarse. Otros son cadáveres que la mar entrega a las orillas prohibidas, o cuerpos sin nombre que yacen bajo tierra en el otro mundo adonde querían llegar”.