Cinco ejemplos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC)

Ejemplos de responsabilidad social corporativa: voluntariado de una empresa en Etiopía
17-3-2020

Autor : Borja Vega

Los ejemplos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) son muchos pero quizás nadie te ha sabido explicar qué es este concepto a través de casos concretos. La vida se entiende mejor a través de ejemplos y por eso, hoy queremos hablarte de algunos de ellos en este ámbito.

Desarrollar nuestras acciones diarias (ir a trabajo, comprar, disfrutar de momentos de ocio…) en un entorno de confianza mutua tiene numerosas ventajas. Esta confianza se construye cuando empresas, personas o la administración hacemos lo que debemos hacer aun cuando tenemos alicientes para no comportarnos de tal modo. De esos comportamientos hablamos cuando aludimos a la responsabilidad de las empresas. Aquí van algunos ejemplos que te van a ayudar a comprender mejor todo esto.

Ejemplos de Responsabilidad Social Corporativa

#1. Las empresas socialmente responsables tratan a sus grupos de interés como parte de su “tribu”

Los mejores ejemplos de empresas socialmente responsables suelen estar acompañados de muy buenos ejemplos de acciones de dialogo con sus trabajadores, clientes, inversores o vecinos de las ciudades donde desarrollan su actividad. Este dialogo busca tres objetivos, las 3C’s de la relación con los grupos de interés: conocimiento, compresión y construcción compartida.

Entre estas empresas se encuentra la Fundación Bancaria “la Caixa”, ejemplo de responsabilidad social corporativa, que gracias a su interacción continua con sus principales grupos de interés solo en 2019 logró movilizar a más de 8 900 empleados/as y clientes voluntarios de CaixaBank que realizaron en toda España 1 674 actividades, generando una participación de 22 090 horas de voluntariado. A estos voluntarios y voluntarias se suman los y las Cooperantes Caixa. Se trata de 51 personas empleadas de “la Caixa” que desarrollaron una actividad de apoyo en proyectos de cooperación al desarrollo. Ayuda en Acción ha recibido a varias de esas personas en nuestros proyectos de Mozambique, donde “la Caixa” impulsa el proyecto Work4Progress. Durante unas semanas, el personal se une a una iniciativa de voluntariado técnico internacional en el que contribuyen con sus conocimientos, habilidades y experiencia en la materia en la que son especialistas.

#2 Las empresas líderes en sostenibilidad trabajan en alianza con otras entidades tejiendo redes y promoviendo consorcios

Entre los ejemplos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) encontramos también a empresas que con sus acciones y operaciones buscan generar nuevas formas de trabajo donde no tienen cabida los procesos individualistas. Estas empresas apuestan por encontrar nuevas formas de trabajo y se han lanzado a crear proyectos junto a otras instituciones con o sin ánimo de lucro.

Este es el caso de Arpa Equipos Móviles de Campaña, ejemplo de empresa responsable y sostenible que en 2018 creó el CIDS (Centro de Innovación para el Desarrollo Sostenible). Se trata de una fundación con la que canalizar aquellas iniciativas sin fines comerciales y que están alineadas con cinco de los 15 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El CIDS inició su andadura con un proyecto para dotar de agua y saneamiento a una escuela en María La Baja (Colombia), en el que Ayuda en Acción es su compañera de viaje.

#3. Una empresa socialmente responsable aprende 24/7

La responsabilidad social se construye mediante las reacciones, respuestas o sugerencias que les hacen llegar sus grupos de interés. Entre otras cosas, la RSC permite a compañías e instituciones ampliar su visión, compensar sus carencias o fortalecer sus organizaciones.

Uno de los ejemplos de empresas socialmente responsables lo encontramos en PWC y su fundación, que ha creado el Programa de Liderazgo Social PWC-ESADE, en el que participa Ayuda en Acción. Este programa es una iniciativa conjunta entre el Instituto de Innovación Social de ESADE y la Fundación PWC. En ella se investiga y se generan aprendizajes sobre el liderazgo social y sus características en relación al liderazgo en otros sectores.

La Responsabilidad Social Corporativo es un must en la vida empresarial, pero, ¿qué es exactamente? Clic para tuitear

#4. En Responsabilidad Social, para cosechar resultados es necesario empezar dando pequeños pasos

Las empresas sostenibles son, por lo general, un buen modelo donde inspirarse sobre cómo adoptar enfoques progresivos y pivotar sobre los obstáculos. Ni que decir tiene que entre emprendedores sociales es donde mejores ideas podemos encontrar.

Auara es uno de esos ejemplos de empresa socialmente responsable que nos encanta mencionar. Auara nació con una vocación social: vender agua mineral embotellada. Pero su propósito iba más allá: conseguir recursos económicos para financiar proyectos de agua potable. Uno de esos proyectos era de Ayuda en Acción. Si en 2016, más de 15.000 personas disfrutaron de su derecho al agua segura, en 2020 Auara tiene ya el objetivo de asegurar el acceso al agua a 50.000.

#5. La Responsabilidad Social Corporativa va de crear vínculos entre personas

Si algo conocemos bien en Ayuda en Acción es el poder transformador que tienen las personas que ayudan a personas. Abrir una parte de la toma de decisiones respecto a acciones de responsabilidad social a clientes, empleados u otros grupos de interés, puede generar un mayor impacto de los proyectos. Pero también más valor para sus destinatarios.

Hay muchas empresas socialmente responsables que han sabido democratizar sus proyectos de responsabilidad social poniendo nombre y piel a todos los participantes. Entre ellas destaca la iniciativa EDP Solidaria de Fundación EDP. En dicha iniciativa, todos los grupos de interés participan de la toma de decisión. En el caso de Ayuda en Acción, nos ha permitido contribuir a la reducción de la brecha digital en el ámbito rural en España con el proyecto L@bs4Opps o la promoción de la equidad educativa con el proyecto STEPS.