Verano solidario en Ecuador: La generosidad de darse