Mónica, del Gran Hotel Bahía del Duque, experimenta el turismo vivencial en Cuzco