Experiencia “chévere” en Ecuador