Interculturalidad y Alimentación: CONQUISTADOS POR EL ESTÓMAGO

Queremos hoy contaros esta bonita experiencia ligada a un proyecto escolar que aúna Interculturalidad Alimentación que nos lo han compartido los alumnos y alumnas del 6º curso de Primaria del Colegio Valenciano de L’Olivera, en L’Eliana, a través del relato de su maestra Vicenta Córcoles.  Así lo cuentan sus protagonistas:

Hemos viajado en el tiempo a la época del reinado de los Reyes Católicos.  Una época intensa que movió muchos cambios en la sociedad del momento. Hemos investigado un poco en la figura del gran navegante que fue Cristóbal Colón y cómo su empeño llevó al descubrimiento de un Nuevo Mundo con consecuencias insospechadas. Aquel nuevo continente, desconocido para los habitantes europeos del momento (teorías de descubrimientos anteriores aparte), provocó grandes choques culturales, religiosos y en la forma de vida de uno y de otro lado. Aunque, como ya sabemos, en este choque de fuerzas, parece ser que una de las partes  se llevó lo mejor. Sin entrar en controversias,de América nos llegaron tantas y tantas cosas, que queremos que ahora sean ellos los que nos conquisten. Y que lo hagan sin armas, sin imposiciones, sin leyes. Que nos conquisten por el estómago.

DegustaciónEL PROYECTO lo iniciamos con una pequeña investigación a partir de la pregunta: ¿Qué productos alimentarios nos llegaron de América

Rápidamente hicimos una listado: patatas, tomates, pimientos, calabazas, calabacines, maíz, chocolate, aguacates … muchos de los alumnos ignoraban que las hambrunas europeas fueron salvadas en parte gracias a la patata.

Clase E'liana bis2

 

Repartimos cada producto entre los 22 alumnos/as que somos y elaboramos una ficha en la que figura el nombre del producto en valenciano, castellano y en la lengua original.  Pero más que hacer una ficha, tenemos que elaborar una RECETA . Y ahí es donde los americanos nos conquistan por el estómago.

EL DÍA DE LA FIESTA: Preparamos las mesas de la clase como si de un restaurante se tratara. Cada alumno/a trajo en sus manos el menú con el producto que le tocó estudiar y preparar en casa. Contando con la colaboración de las familias, hubo 25 degustaciones (para los 22 alumnos y 3 profesores)  perfectamente  presentadas: en vasitos, pinchos, palillos, porciones, tarteras… explicando primero cuál era el plato que cada uno había preparado, cual era el nombre del producto principal y cómo lo había elaborado.

clase E'liana

Y por fin, la DEGUSTACIÓN: fuimos degustando las diferentes raciones; alguna nos depararon una sorpresa, como la guindilla que nos dejó a todos con la boca ardiendo. Nos sorprendió la quinoa que nadie antes había probado o la yuca, muy parecida a la patata; las diferentes formas de presentar el chocolate,  el maíz, el tomate o la patata.  Vamos descubriendo cómo podemos hacer tartas de calabaza o croquetas de berenjena.

Saboreamos cacaos,  pipas,  anacardos,  palomitas de maíz y nachos. Probamos pastelitos de boniato, mermelada de tomate,  puré de calabacín, y disfrutamos con la tortilla de patatas, las patatas fritas, la yuca frita, los pimientos asados y el guacamole  Empezamos con lo salado y dejamos para el final las tartas y pasteles: de chocolate, de boniato, de calabaza, de anacardos, la crema de cacahuete… Todo delicioso y sorprendente.  Incluso dejamos protagonismo para el algodón,  no porque su origen sea americano, sino por la trascendencia que tuvo su cultivo en la sociedad esclavista del Nuevo Mundo.

Concluimos nuestra larga sesión de degustación de manjares americanos reconociendo muchos de los productos que vinieron originariamente del Nuevo Continente a Europa. Definitivamente, nos han conquistado por el estómago. Clase E'liana bis

CONCLUSIÓN: Nuestro trabajo continuó analizando la actividad, escribiendo nuestras reflexiones y con la lectura del cuento Cata Patata y sus grandes fiestas que Ayuda en Acción ofrece a través de este blog educativo. Aún nos queda mucho por aprender, como descubrir el origen de la patata en Perú y la gran cantidad de variedades de ellas que existen. Ahora miraremos con otros ojos esos alimentos que diariamente nos llevamos a la boca procedentes de un continente que consideramos hermano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *