La fuerza del corazón…